Tratamiento de trastornos mentales en la juventud es clave para evitar problemas en la adultez

“La pobreza, el abuso o la violencia en sus diferentes formas hacen más vulnerables a los jóvenes a los problemas de salud mental”, comentaron especialistas y recalcaron que es vital promover el bienestar psicológico.



Expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) indicaron que la mitad de los trastornos mentales inician a los 14 años de edad o antes, pero en la mayoría de los casos los padecimientos no se detectan a tiempo ni se tratan. La Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró que no tratar los trastornos mentales desde su desarrollo trae consecuencias en la adultez.

Juan José Sánchez Sosa, de la Facultad de Psicología de la UNAM, y José Benjamín Guerrero López, del departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina, explicaron que se debe poner atención en los jóvenes, pues son quienes más sufren de depresión y se deben prevenir otros trastornos en el ámbito escolar y familiar.

Datos arrojan que el suicidio se ha convertido en la cuarta causa de muerte entre jóvenes de 15 a 19 años a nivel mundial. Respecto a México, 0.7 por ciento de los adolescentes ha tenido un trastorno afectivo; 40.6 por ciento, un trastorno de ansiedad; 20.0, impulsividad y 4.8 por ciento de ellos tuvo un trastorno por usar sustancias; 51 por ciento de los encuestados había tenido algún tipo de trastorno.

Sánchez Sosa emitió una alerta, pues un estudiante con algún trastorno y sin atención puede abandonar la escuela y eso le restaría sus posibilidades de desarrollarse. Además, el académico compartió la creación del Comité Técnico para la Atención de la Salud Mental, que se implementó en la máxima casa de estudios desde 2020.

Puedes leer: Para sobrevivir, 10 millones de niños afganos necesitan ayuda humanitaria

La pobreza, el abuso o la violencia en sus diferentes formas hacen más vulnerables a los jóvenes a los problemas de salud mental”, comentaron los especialistas y recalcaron que es vital promover el bienestar psicológico entre los adolescentes, así como promover la observación para detectar a tiempo trastornos o situaciones de vulnerabilidad.

Los académicos comentaron que más allá de centrarse en la enfermedad, las personas deben pensar en la salud de los jóvenes, pues procurar su salud, en todos los sentidos, los llevará a tener una vida satisfactoria, con buenas relaciones y bienestar. “Es esencial protegerlos de experiencias adversas y factores de riesgo que pueden afectar su capacidad para desarrollar todo su potencial”.

Juan José Sánchez Sosa subrayó la importancia de eliminar la vieja idea de que ir al psicólogo es porque una persona está “loca”, pues un especialista es el único que puede ayudar a reconocer factores de riesgo en una persona, con el fin de “atenderse a tiempo y continuar funcionando familiar, laboral y comunitariamente, y disminuir la probabilidad futura de desarrollar este tipo de trastornos”.

Finalmente, los expertos aseguraron que la prevención debe iniciar desde ya y se debe poner atención en “lo que hacemos, a lo que sentimos, qué pensamos, cómo interactuamos con la gente con la que vivimos y trabajamos, y tener presente que hay especialistas que pueden ayudar no sólo a atender un problema de salud mental, sino a continuar bien y mejorar”.

 

Te puede interesar: El 53% de la población mundial carece de protección social: OIT

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.