Imprimir esta página

Ayudar a mujeres en partos inesperados

En la mayoría de los casos, la llegada de un nuevo ser a la familia es causa de alegría; las madres anhelan ese primer contacto con su bebé, y previo al parto preparan lo indispensable para que ese día, sin embargo, a veces, el momento llega antes de lo previsto.


 Mujer en labor de parto en coche, casa, fuera del hospital


Espontaneidad, imprevisibilidad e inconveniencia son las situaciones que caracterizan un parto fortuito que generalmente ocurre en el camino al hospital ya sea en un transporte o en plena calle, a veces, tiene lugar en las mismas salas de espera o urgencia de los centros médicos.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed) se denomina parto fortuito al trabajo de parto que sucede de manera imprevista y en un área distinta a la que debiese ser asignada para la atención obstétrica, aun cuando la atención sea brindada por personal de salud calificado.

Al parto fortuito también se le conoce como parto sin asistencia profesional especializada, partos inesperados, partos prehospitalarios, partos antes de llegar y partos fuera del hospital.

Según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) con respecto a las características de los nacimientos registrados en México durante 2017, a nivel nacional, 88.9% fueron atendidos en hospitales o clínicas; 3.9% en domicilios particulares; y en la categoría “Otro”, 1.0%; mientras que en lugares no especificados fueron 6.2%.

No entres en pánico, tú puedes ayudar

Cuando el nacimiento de un bebé es inminente, es decir, que sucederá en los próximos minutos, y el centro médico está aún muy lejos del lugar donde se encuentra la mujer, lo más humanitario es acercarse a ayudar. Ante todo, se debe actuar con tranquilidad y con especial cuidado de ciertos detalles.

Lo primero que hay que hacer es llamar al número de emergencia, 911, pues además de la asistencia médica que puedan brindar especialistas al teléfono, también podrás informar la ubicación del incidente para que una ambulancia llegue lo más pronto posible para ayudar o continuar con el trabajo y las atenciones necesarias.

Antes de proceder a ayudar en el trabajo de parto, es necesario buscar algunas toallas o sábanas, si es posible, o por lo menos, ropa limpia para cubrir al bebé en cuanto nazca.

De acuerdo con las recomendaciones de la médica cirujana Martha Pilar Reyes Castro, en estos casos se debe asegurar que la mujer esté en una posición cómoda para dar a luz, la cual depende de cómo se sienta ella.

Por su parte, la persona que asiste debe estar muy atenta a la criatura, no forzar la salida, sólo sostenerlo con cuidado, pero asegurándose de que no se resbale de sus manos. En todo momento, es esencial informar y atender las indicaciones de los profesionales de la salud al teléfono.

Cuando por fin logra salir el bebé, hay que colocarlo boca bajo, de preferencia sobre el vientre o el pecho de la madre –dependiendo del alcance del cordón umbilical– y cubrirlo con lo que se tenga disponible para que al mismo tiempo se le empiece a secar y estimular con masajes en la espalda para que el recién nacido expulse todo el líquido amniótico que almacena en boca y nariz. Todo lo anterior se realiza de manera inmediata y simultánea.

Reyes Castro señala que no es urgente cortar el cordón umbilical, “es mejor dejárselo a los profesionales”. Asimismo, indica que es muy común que las personas piensen que es necesario darle una nalgada al bebé para que reaccione, lo cual no es necesario.

“Cuando un recién nacido sale del vientre de la madre la prioridad es arropar al bebé, pues a lo primero que se enfrenta es al cambio de temperaturas. Además, es importantísimo asegurarse de que llore para que expulse todo el líquido amniótico”.

Cabe subrayar que para lograr éxito en estas situaciones inesperadas y que están a cargo de personas no especialistas en el tema, es elemental informar vía telefónica a los servicios de emergencia cada una de las acciones que se hagan y que observen tanto en el recién nacido, como en la madre.

Se debe destacar que los primeros auxilios en estas situaciones los puede brindar cualquier persona, sólo es cuestión de que esté informada y sea capaz de conservar la calma. El agradecimiento de quienes reciban esa ayuda seguramente será inmenso y recordado por toda una vida.

 

Te puede interesar: Llaman a la unión para defender la vida 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.