Una larga crisis podría frenar el desarrollo

El T-MEC puede favorecer a México si se crea un entorno favorable para la inversión productiva nacional y extranjera, advierte un análisis del Instituto para el Desarrollo Industrial y el crecimiento Económico.


Crisis económica 


Para nadie es un secreto que la economía en México atraviesa por una de las más profundas crisis que se tenga memoria, ocasionada, por un lado, por errática política del gobierno federal que en pocos meses ha ahuyentado las inversiones, y por el otro, la parálisis comercial mundial por el COVID-19 que ha rematado en golpear al país.

En el estudio Una profunda ¿y larga? recesión: revertir la caída histórica del Indicador Coincidente, elaborado por el Instituto para el Desarrollo Industrial y el crecimiento Económico (IDIC), se destaca que para salir de la inercia económica que es recesiva, “se requieren de nuevas medidas de política económica para superar el momento que vive el país y que el Indicador Coincidente pone en claro: una caída no vista en 40 años”.

En este sentido, destaca que la reactivación de la economía mexicana “dependerá del soporte que se le otorgue al sector productivo, es decir, del entorno y de los apoyos que se generen para el sector real de la economía: la creación de empleo depende de la producción que se realice en el país, ya sea para el mercado interno o para la exportación”.

Entre las sugerencias que el IDIC hace para que México pueda superar el bache económico menciona que es necesario generar condiciones para que el mercado laboral recupere el millón de empleos formales perdidos entre marzo y mayo. De igual forma, se puede incidir para que los 13 millones de mexicanos que se encuentran en la informalidad encuentren una ocupación en la economía formal.

Por otra parte, advierte que es necesario mejorar las capacidades productivas, competitivas y de calidad en las empresas que exportan a mercados que tienen mayor oportunidad de compra y en donde la economía tiene un mejor desempeño.

Tanto la creación de empleos como la mejora de las capacidades productivas que impulsen la calidad de los bienes y servicios mexicanos de exportación, según el análisis, tienen elementos en común como son: política industrial; financiamiento de la banca de desarrollo, y la construcción de un Acuerdo Nacional que permita eliminar las discrepancias que inhiben el desarrollo de México.

Asimismo, subraya que es necesario aprovechar las oportunidades y superar los retos que representa el T-MEC el cual, señaló, “puede favorecer a México si se crea un entorno favorable para la inversión productiva nacional y extranjera”.

En el análisis se resalta que para salir de la actual crisis “se requiere la implementación de un programa de reactivación económica que evite una mayor afectación a un tejido social que se ha deteriorado durante los últimos 50 años”.

De persistir esta situación, alerta, se causará un daño estructural a los elementos necesarios para generar estabilidad, bienestar y progreso socioeconómico.

“El cierre de empresas, la contracción de la inversión y la precarización del empleo pueden generar un vórtice cuya fuerza de atracción puede frenar el desarrollo socioeconómico de México más allá del 2020, tal y como ocurrió en la Década Pérdida, la crisis de 1995 y la recesión del 2009”.

Asimismo, indica que toda crisis erosiona la disponibilidad de recursos para los hogares, las empresas y el propio gobierno, “por ello se debe evitar que la contracción económica siga avanzando”.

 

Te puede interesar: Impacto financiero, preocupación empresarial

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.