OMS pide a gobiernos no abusar del confinamiento para enfrentar COVID-19

Un estudio de la Universidad de Sídney refiere que la factura de la salud mental y del desempleo derivados de los confinamientos por coronavirus puede alcanzar los 114,000 millones de dólares en productividad.


OMS


La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconsejó a los gobiernos de todo el mundo evitar por todos los medios posibles utilizar el confinamiento como método principal para controlar la propagación del coronavirus, y apostar por medidas preventivas para superar los umbrales críticos del SARS-CoV-2.

David Nabarro, encargado de la OMS para la lucha contra la pandemia en Europa, dijo que el único momento en el que “creemos que un confinamiento está justificado es para ganar tiempo para reorganizar, reagrupar, reequilibrar los recursos y proteger a los trabajadores de la salud que están agotados; pero en general, preferimos no hacerlo. Apelamos a todos los líderes mundiales: dejen de usar el confinamiento como su principal método de control”, subrayó.

El portavoz afirmó que las medidas de contención del coronavirus han de depender siempre de los informes de riesgo locales, y subrayó que los confinamientos a nivel nacional “no pueden ser la medida de control por defecto”.

El representante de la OMS alertó de que las restricciones tienen un efecto negativo en la vida de las personas. “Nosotros, en la Organización Mundial de la Salud, no abogamos por los encierros como el principal medio de control de este virus. Los cierres sólo tienen una consecuencia que nunca hay que menospreciar: la de hacer que la gente pobre sea mucho más pobre”, afirmó.

Nabarro vaticinó que la pobreza mundial podría duplicarse para el próximo año a consecuencia de la actual pandemia, a la que calificó como “terrible y espantosa catástrofe global. Puede que tengamos al menos el doble de desnutrición infantil”, lamentó en una entrevista concedida al diario The Spectaror.

Recomendó a los gobiernos a desarrollar planes de rastreo del COVID-19 y la hospitalización con medidas preferibles para tratar la nueva enfermedad, “trabajar juntos y aprender unos de otros”, resaltó.

El asesor especial de la OMS cree que la humanidad se encuentra apenas en el comienzo del nuevo coronavirus y que su final es imposible de predecir, argumentando que la realidad "es mucho peor que cualquier ciencia ficción sobre pandemias".

Por su parte, Tedros Ghebreyesus, director general de la OMS, también está de acuerdo. Y es que, en agosto, describió los confinamientos como una solución no efectiva a largo plazo para ningún país. “No necesitamos elegir entre vidas y medios de subsistencia, o entre la salud y la economía. Esa es una falsa elección”, expresó.

La advertencia ha surgido ahora que, en algunas partes de Europa, principalmente en España y Francia, se está volviendo a aplicar cierres más estrictos a medida que otra oleada del COVID-19 hace que las tasas de contagio se incrementen.

Según un estudio de la Universidad de Sídney, la factura de la salud mental y del desempleo derivados de los confinamientos por coronavirus puede alcanzar los 114 mil millones de dólares en productividad perdida en cinco años.

El COVID-19 ya ha dejado 1 millón 77 mil 718 millones de muertes y más de 37,5 millones de infectados en todo el mundo, según datos de la Universidad Johns Hopkins. Paralelamente, al menos 26 millones de personas se han recuperado desde el inicio del brote.


Te puede interesar: Cepillo dental puede transmitir COVID-19: IPN 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.