Cinvestav desarrolla proyecto con perros detectores de COVID por medio del sudor

Los perros entrenados en la escuela Obi-K19 son capaces de identificar en personas la infección por el nuevo coronavirus hasta tres días antes de que sea detectada por una prueba de antígeno.



Un grupo de investigadores del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del IPN trabajan en caracterizar y aislar los compuestos volátiles presentes en el sudor de personas positivas a COVID-19, con el fin de desarrollar una formulación que permita entrenar de manera más eficiente a los perros empleados para la detección de la enfermedad en México.

El grupo de investigadores del Cinvestav Unidad Mérida, encabezado por Víctor Manuel Vidal Martínez, dijo que una forma de enfrentar la pandemia por el nuevo coronavirus ha sido aplicar diversos métodos de diagnóstico como son las pruebas inmunológicas (de antígeno o anticuerpos) y moleculares, las cuales resultan costosas, por lo que esto hace necesario tener otras opciones que sean confiables, rápidas y baratas, en especial en lugares con grandes concentraciones de personas.

“Los perros son capaces de detectar en cuestión de segundos si una persona tiene COVID-19, lo que los vuelve una alternativa costeable para ser utilizados en industrias, centros comerciales, aeropuertos o en eventos deportivos a donde acudan muchas personas”, dijo Vidal Martínez.

Los investigadores del Cinvestav realizan este estudio como parte de un Proyecto de Fronteras de la Ciencia de Conacyt, en el que además de analizar los compuestos del sudor, se pone a los perros entrenados a olfatear las muestras y a hacer detecciones en personas que sospechan ser positivas a la enfermedad.

Los datos obtenidos señalan que los perros tienen un porcentaje de acierto de 71 a 85 para identificar casos positivos de COVID-19 a partir de muestras de sudor, que es mayor al límite máximo de detección de las pruebas de antígeno (72 por ciento).

Al identificar y asilar los compuestos volátiles presentes en el sudor de personas con COVID-19, se pueden adicionar al producto utilizado para el entrenamiento de los caninos y conseguir una efectividad de 90 por ciento o mayor, explicó el investigador.

Además, se encontró que los perros entrenados en la escuela Obi-K19 son capaces de identificar en personas la infección por el nuevo coronavirus hasta tres días antes de que sea detectada a través de los métodos diagnósticos y aparezcan los primeros síntomas, por lo que podría ser de mayor ayuda el uso de los caninos para evitar la propagación de la enfermedad.

Para las pruebas con personas, se forma una fila integrada por individuos sanos y quienes sospechan estar enfermos, cuando los perros detectan un caso positivo cambian de comportamiento, por ejemplo, se sientan y el manejador reconoce estas señales. Si dos caninos coinciden en la detección se recomienda hacer una prueba RT-PCR a fin de confirmar el resultado.


Te puede interesar: En el sistema penal se debe garantizar la justicia restaurativa a las víctimas

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.