Pastorela en la 4T

Es la época de nacimientos, arbolitos, posadas y, por supuesto, pastorelas, que son una suerte de obra de teatro adaptadas a determinados escenarios en el tiempo y lugar que se quiera y en las que sucede, de alguna manera, el nacimiento del Niño Jesús. En México, son muy famosas y es una tradición que no se ha perdido. Aquí un esbozo de una pastorela con nuestros actores políticos.

En aquel tiempo, gobernaba Galilea Andrés Manuel Herodes. Autoritario y despótico, no permitía que nada saliera de su control. Mucho menos que hubiese manifestaciones opositoras a sus designios. El pueblo estaba inquieto y ya estaba harto de los maltratos del energúmeno que los gobernaba.

De pronto, unos pastores vieron una luz en la noche. Era el arcángel hipster, que les dijo:

-Wey, les vengo a hacer un mega anuncio. O sea, muy pronto va a nacer alguien que los va a superalivianar con la chairotiranía que soportan.

-¡Qué bien! –dijeron los pastorcitos clasemedieros–. ¿Quién es o qué? ¿Un enviado de Biden?

-Nel. Os digo que nacerá un niñe en un portal.

-¿Un niñe? ¿Qué es eso?

-O sea, wey, no es ni niño ni niña, es niñe. Y en un portal; yo hubiera preferido un Starbucks, para darle al niño un té chai deslactosado light, pero bueno, eso me dijeron. Adiós, bye.

Los pastorcitos aspiracionistas no entendieron lo del niñe, pero empezaron a buscar un portal para ver quién podría ser su salvador. “A la mejor no es el niñe, sino su papá”, decía uno; “es que no hay oposición. A la mejor por eso mandan un niño o niñe, para que Herodes se filtre antes de que crezca o algo así”.

Mientras tanto, en Palacio, el fariseo Marius Delgadus se presentó ante Herodes.

-Prócer, líder nato que nos dio la tierra de Macuspana…

-Ya, ya dime qué es lo que deseas, lacayo. No andes de neoliberal…

-Resulta que va a nacer un niñe. El que espera la oposición.

-¿Un niñe? ¿Qué es eso? Hay niños o niñas. Habla bien o te mando con los panistas.

-No, su majestad, por favor. La cosa es que nace un niño o lo que sea que espera la oposición.

-Habrá que acabar entonces con los niños. Mañana en la mañanera diré un eructo…

-Un edicto, jefe.

-Como se diga. Diré que los niños son neoliberales, egoístas y españolizados y que serán expulsados de esta tierra, junto con Ciro, Loret y los demás empleados de la mafia del poder.

-Pero son niños, señor. Hay un hashtag que dice #ConLosNiñosNo.

-No seas cursi. La transformación herodiana no permite desviaciones. ¿Quiénes son los padres del engendro?

-José y María. Así les dicen, por lo menos.

-No seas estúpido, seguro son Lilly Téllez y Germán Martínez, y ya están huyendo con el pequeño monstruo opositor. ¡Ah, cómo me equivoqué con ese par de malditos! Rápido, llámale a Gertz Pilatos.

-Señor, es que ya se fueron huyendo hacia quién sabe dónde. Sólo sé que fueron Alito, Marko y Zambrano a presentar sus respetos.

-Ja, ja, ja, esos seguro ya infectaron al niñe o niño, o lo que sea. Mañana prohibiré que nazcan niños mientras perdure el más mínimo neoliberalismo. Dile a Claudia Salomé que se prepare para la campaña.

¿Qué sucederá en nuestra próxima pastorela? ¿Huirán los padres con su bebé para salvar la vida opositora? ¿Destronarán a los tres reyes agrios? ¿El niñe será el opositor que requieren los pastorcitos neoliberales? Estas y más respuestas para la siguiente pastorela, en 2023.

Te puede interesar: El orate

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Facebook: Yo Influyo

comentarios@yoinfluyo.com

¡Califica este contenido!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 3

No hay votos hasta ahora! Sea el primero en calificar esta publicación.

Compartir
No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Newsletter

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.