¿Gabinete autónomo o la sombra del Maximato?

Estos meses antes de la toma de posesión Claudia Sheinbaum, virtual ganadora de la elección, como la primera mujer en ocupar la presidencia en nuestro país están resultando inéditos porque también es la primera vez que se hace presente la sombra de la duda de si volveremos a vivir un Maximato como hace casi 100 años. Por ello, las miradas están fijas en todo lo que hace Sheinbaum para tratar de adivinar si en verdad repetiremos ese episodio o nos saltaremos una década cuando Cárdenas le dio fin.

La presentación del gabinete ha sido uno de los eventos que más ha llamado la atención, y se ha optado por darlo a conocer en “cuotas semanales”, lo cual también resulta una novedad. Las razones para hacerlo pueden ser muchas, desde no robar demasiada atención al hoy titular del Ejecutivo hasta que la intromisión de este último es tal que se están negociando cada una de las posiciones hasta sus últimos detalles.

Cabe señalar que el primer nombramiento en realidad fue hecho a la primera semana de la elección por el mismo titular del Ejecutivo: la repetición de Rogelio Ramírez de la O al frente de la Secretaría de Hacienda. Esa revelación se dio en medio de las turbulencias que afectaron el tipo de cambio desde que se supo el resultado de la elección; pero sobre todo, con el anuncio de que la Reforma al Poder Judicial se haría en septiembre todavía bajo la actual administración. Tanto su permanencia en el gabinete como las declaraciones en cuanto a la continuidad de los términos económicos hechas por Ramírez de la O esa semana fueron unas horas después ratificadas por la virtual presidenta electa, y no al revés.

El nombramiento de Marcelo Ebrard sí dado a conocer por Sheinbaum y en primer lugar, reviste importancia pues, él la tachó de tramposa en el proceso interno; pero manda un mensaje de unidad de los miembros de Morena. Además, dada la posibilidad de que el T-MEC esté en riesgo tanto por las acciones mexicanas como la posible supresión o coptación de algunos órganos autónomos que son requisitos del tratado como por el posible regreso de Donald Trump, Ebrard parecería una carta fuerte en ese escenario.

Ebrard no es el único miembro del gabinete de López que repite, también lo hace Alicia Bárcena, actual titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SER) se movería a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y Juan Ramón de la Fuente, ocuparía la SRE. Edna Elena Vega Rangel que era subsecretaría en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, ahora será la titular. En este renglón, destaca Raquel Buenrostro, una de las consentidas y más fieles de López, quien encabezará la Secretaría de la Función Pública. Este nombramiento se puede leer como una garantía de que nadie del círculo familiar y cercano de López estaría bajo investigación aun con todos los indicios de corrupción y tráfico de influencias.

Un caso particular es Ernestina Godoy, que no estuvo en el gabinete federal de AMLO, pero es parte de su círculo de confianza, ella llegará a la Consejería Jurídica. Las cuentas entregadas al frente de la Fiscalía en Ciudad de México no son nada halagadoras, y no haber logrado su ratificación en el puesto son de las pocos de triunfos de la oposición en el Congreso local.

Entre los nombramientos que parecerían más cercanos o sí atribuibles a Sheinbaum tanto por su perfil como por repetir directamente con ella (la Fiscalía en papel es autónoma), serían Jesús Antonio Esteva Medida que era secretario de Obras en CDMX y será secretario de Infraestructura, Comunicaciones y Trasporte y Luz Elena González que será la Secretaría de Energía, y había sido secretaría de Administración y Finanzas.

También destaca Rosaura Ruiz al frente de la Secretaría de Ciencia, Humanidades, Tecnología e Innovación. Sheinbaum repite en la creación tanto de esa secretaria como con su titular. La secretaría absorberá, sin aumento del presupuesto, las funciones del Consejo Nacional de Humanidades, Ciencias y Tecnologías (Conahcyt), y para que sea completo el paralelismo —en CDMX maneja Educación—, absorberá parte de la educación media superior y superior, aunque se sigue “negociando” cuánto de esas funciones se le arrebatarán a la SEP.

Entre los nombres nuevos está Julio Berdegué que ocupará la Secretaría de Agricultura, tiene todas las credenciales técnicas para el puesto; sin embargo, desde la semana pasada se ha decantado por el total apoyo a los decretos hechos por AMLO que buscan prohibir el maíz transgénico. Y finalmente, la secretaría de Salud quedaría en manos de David Kersehnobich.

El panorama general hasta el momento apunta, a que fuera de las salvedades señaladas, los perfiles corresponden a la función lo cual resultará muy positivo; si en verdad se les deja suficiente margen de maniobra para ejercer lo que no sucedió este sexenio y que podría no suceder tampoco este si Sheinbaum no se distancia de López. Por otra parte, faltan nombramientos como Gobernación, Defensa, Marina, Educación, Seguridad y Protección Ciudadana, que ofrecerán más claves sobre qué tan libre ha sido Sheinbaum y qué tan dispuesta está para asumir la presidencia y ejercerla ella misma, o repetir el temido Maximato.

Te puede interesar: Tiempos de cambio, tiempo de principios

@yoinfluyo

Facebook: Yo Influyo

Compartir
No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Newsletter

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.