Imprimir esta página

Vislumbrando el futuro de la ideología

La creencia de una persona de que él o ella es algo que no es, constituye, en el mejor de los casos, un signo de pensamiento confuso.



Apenas hace unos días salieron varios artículos en dos planas completas de conocido periódico nacional (25 abril) sobre la “niñez transgénero” y las asociaciones que difunden, apoyan y promueven “derechos” inexistentes por ley.

Una autora norteamericana, Abigail Shrier escribió un libro best seller cuyo título es Irreversible Damage: the Transgender Case Seducing our Daughters (Daño Irreversible: el Caso Transgénero Seduciendo a Nuestras Hijas). Ella escribe sobre una ‘epidemia’ que está destruyendo a nuestros hijos e hijas por el transgenerismo. Son generalmente chicas que nunca habían experimentado inconformidad con su sexo biológico hasta que leyeron o escucharon una nueva historia de alguien, ya sea en el medio escolar o descubrieron la comunidad ‘trans’ por internet en personas que influyen, llamados influencers.

Una vez que niños, niñas o adolescentes llegan a creer que ‘son’ transgénero, son impulsadas por artículos y por asociaciones como la que menciono al principio de este artículo, en los que políticamente llaman a legalizar ‘derechos’ imaginarios de género, comenzando por actas de nacimiento en las que personas LGBT del país, sin importar la edad, obtengan un acta de nacimiento acorde con lo que llaman “identidad auto-percibida”.

“En el Congreso de la Ciudad de México está detenido el dictamen que facilitaría este trámite desde la infancia”, declara la directora de una asociación de “infancias transgénero”.

Pero ¿de verdad creemos que tan solo se trata de las actas de nacimiento y allí acaba todo? No, esto es solamente el principio de un tsunami a futuro. Cuando un niño(a) o adolescente cree estar en el sexo ‘equivocado,’ es impulsado por este tipo de asociaciones de la ‘infancia’ a afirmar esa nueva ‘identidad’ por medio de métodos, de profesionales y de educadores hacia lo que llaman “afirmación de género” por medio de ingerir hormonas del sexo opuesto, de vendas para que las niñas supriman el crecimiento de su busto y hasta intervenciones quirúrgicas incluyendo doble mastectomía y bloqueadores de pubertad que causan infertilidad permanente.

Recientes investigaciones del crecimiento hormonal muestran que las intervenciones médicas en menores de edad pueden tener efectos negativos, los cuales no son revelados durante años y aun décadas. La medicina transgénero para jóvenes involucra muchos y serios riesgos que ya han sido identificados, así, los efectos a largo plazo y posibles daños del uso de estos medicamentos sin comprobación etiquetada son completamente desconocidos.

Trágicamente, no es solo esto lo que impulsa a esta ‘ideología de género’ que declara que el sexo es determinado por la auto declarada “identidad de género” y no por la biología, como amplían a detalle los artículos del periódico mencionado, los cuales colocan a estos adolescentes como inocentes víctimas con miedo de una sociedad que, dicen, “no los acepta como ellos desean ser y no como nacieron”.

En el discurso político, el término “homofobia” es enaltecido y hecho sinónimo de “abuso” por temor a los homosexuales, por ser diferentes a uno mismo. El discurso se mueve de la posición anterior y de ‘discriminación’ en la cual los homosexuales y lesbianas eran vistos como personas con problemas psicológicos y cierto desorden sexual, a la postura actual en la que, quienes los desaprueban, ellos dicen que motivados por ‘fobias,’ “son quienes tienen un desequilibrio mental”, según estas nuevas políticas con corriente ideológica, en la cual estos términos han sido asumidos, aceptados y han permitido muchos avances de su movimiento.

Se impulsa a los padres de familia a “aceptar” la nueva identidad del hijo(a) sin cuestionamiento, diciendo que debe haber “reconocimiento” si es trans, de su hijo, hija o “hije” [sic]

Consideremos solamente algunos de los acontecimientos más recientes que han estado sucediendo:

* En la “Agenda Sectorial para la Educación Integral en Sexualidad (EIS) con Énfasis en la Prevención del Embarazo en Adolescentes en el Marco de la ENAPEA” No 2. Fundamentos y Enfoque, 3er párrafo dice: “La sexualidad humana abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción, la orientación y la preferencia sexual. Se vive y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, afectos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones entre personas” (OMS, 2006). Que se expresa de manera diferente, según las diversas sociedades, culturas y épocas históricas”.

* En la misma “Agenda Sectorial menciona los enfoques de “Educación sexual en los últimos 50 años, UNESCO 2010” y apunta que “Conforme al Consenso de Montevideo (2013), se requiere “implementar Programas de educación integral para la sexualidad, desde la primera infancia, respetando la autonomía progresiva del niño y de la niña y las decisiones informadas de adolescentes y jóvenes sobre sexualidad, con enfoque participativo, intercultural, de género y de derechos humanos” (MP 11).

Esta agenda ya se está implantando en los libros de texto SEP en primaria y gráficos a partir del primer año de secundaria. Pero lo más importante es que esta Educación Integral en Sexualidad (EIS) (o Comprehensive Sexuality Education, CSE) constituye una de las más fuertes agresiones contra la salud y la inocencia de la niñez. Esto es debido a que contrariamente a la educación sexual tradicional, ésta es sumamente explícita y promueve la promiscuidad además de comportamientos sexuales de alto riesgo en los menores, como si estos fuesen saludables y normales. Los programas EIS tienen un enfoque obsesivo en enseñar a los niños y niñas cómo obtener placer sexual de varias formas y omiten enseñar sobre los riesgos a la salud emocional, psicológica y física de una actividad sexual promiscua.

El objetivo final de la EIS es cambiar las normas sexuales y de género en la sociedad, por lo cual ya en varias partes de EEUU esta educación es llamada entre algunos padres de familia preocupados, como “educación para los derechos en promiscuidad, aborto y derechos LGBT”.

EIS consiste en un enfoque “en base a derechos” a la educación sexual y promueve derechos sexuales a los menores de edad a expensas de su propia salud.

La política y la cultura apoyaban el matrimonio como una comunidad valiosa que lo concebía como fundamental para la existencia y sobrevivencia, y se instaba a las parejas al casamiento, a la crianza de los hijos para una vida adulta honorable. Hoy el matrimonio es cada vez más raro en grandes ciudades como la nuestra, son pocos los niños y jóvenes que se conducen hacia vidas productivas, a completar una educación superior, a cumplir con la ley y a casarse y permanecer casados. Los sexos son sospechosos de uno al otro y no tienen tendencias a tener relaciones pacíficas, por el contrario, tienden a ser relaciones transitorias.

* En México, como en otros países, ya está aquí también un nuevo ataque a la libertad religiosa.
Actualmente la Cámara de Diputados discute una iniciativa de reformas de ley que establece “sanciones a los ministros de culto” que (según los políticos que la promueven) “lancen discursos de odio y discriminación contra la comunidad lésbico-gay”. Dichas sanciones van desde “un apercibimiento a la clausura temporal o definitiva de templos, hasta incluso, la pérdida del registro de organizaciones religiosas. Las reformas atacan “una parte de los principios doctrinales de las iglesias”. Esta iniciativa fue presentada por Reyna Celeste Ascencio Ortega, diputada de Morena.

Hubo ya un pronunciamiento por parte de distintas iglesias en el país, que señalan que su “libertad de expresión” y su “libertad religiosa” están en riesgo con la iniciativa de ley promovida en la Cámara de Diputados mediante la cual se impide a los ministros de culto “discriminar” (sin especificar cuál es la definición de esta palabra) “a las personas por motivos de ‘identidad sexual’ y ‘expresión de género’.

Las distintas iglesias a través de sus consejos interreligiosos estatales aseguraron que esta iniciativa “pone en riesgo la libertad de expresión de ministros y congregaciones religiosas que en el uso de su derecho a la libertad religiosa expresan doctrinas y creencias desde la propia convicción de fe que están relacionadas con estos temas”.

* Y ¿qué dicen las instituciones de estudios psiquiátricos más conocidas?
El Colegio de Pediatras de Estados Unidos ha dado a conocer una declaración, firmada por su presidenta y su vicepresidente y por uno de los más eminentes pediatras del país, titulada “La ideología de género hace daño a los niños”. En ella urgen a "educadores y legisladores" a "rechazar todas las políticas que condicionen a los niños para aceptar como normal una vida de suplantación química o quirúrgica de su sexo por el sexo opuesto". "Son los hechos y no la ideología", afirman, "quienes determinan la realidad", esto es, que "la sexualidad es un rasgo biológico objetivo".

La creencia de una persona de que él o ella es algo que no es, constituye, en el mejor de los casos, un signo de pensamiento confuso. Cuando un niño biológicamente sano cree que es una niña, o una niña biológicamente sana cree que es un niño, existe un problema psicológico objetivo en la mente, no en el cuerpo, y debe ser tratado como tal.

Estos niños padecen disforia de género. La disforia de género, antes denominada trastorno de identidad de género, es un trastorno mental así reconocido en la más reciente edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-V){5}. Las teorías psicodinámicas y de aprendizaje social sobre la disforia de género o trastorno de identidad de género nunca han sido refutadas {2}, {4}, {5}.

Los tres firmantes del documento de marzo 2021 son la Presidenta de la Asociación Americana de Pediatría, Michelle A. Cretella; su vicepresidente y endocrinólogo pediátrico, Quentin Van Meter; y el psiquiatra Paul McHugh, antiguo jefe del servicio de Psiquiatría del Hospital Johns Hopkins, uno de los más prestigiosos centros médicos de Estados Unidos tanto desde el punto de vista clínico como de investigación.

* En Estados Unidos ha habido un intenso debate por la iniciativa de la administración Biden sobre el Acta de Igualdad, que prohíbe discriminaciones sobre bases de la orientación sexual y la identidad de género en el empleo, vivienda, crédito y servicio jurídico, así como en espacios públicos y servicios y permite financiamiento federal en base al sexo y la identidad de género. Pero uno de los temas más discutidos ha sido que mediante esta ley, los deportes de niñas, jóvenes y mujeres deberán aceptar a varones biológicos como competidores, a aquellos que dicen ser transexuales compitiendo en ‘igualdad’ de condiciones contra atletas femeninas. Esto dañará a incontables mujeres jóvenes, las cuales serán atraídas hacia el transgenerismo. Esto ya está actualmente resultando en que las chicas son obligadas a competir en contra de hombres en atletismo, perdiendo el derecho a una competencia justa en igualdad de circunstancias con miembros de su mismo sexo.

Ya se ha llevado ante juzgados de Estados Unidos la pregunta de ¿puede un juez ordenar que se llame ‘mujeres’ a varones que creen estar en el cuerpo equivocado? ¿Con qué derechos cuentan las atletas femeninas al tener que competir contra varones que dicen ser de identidad femenina, con mayor fuerza muscular y física? Si se acepta la igualdad al aprobarse esa Acta de Igualdad en EEUU, los baños serán mixtos para varones y mujeres, así como los cuartos con regaderas para atletas también.

En las embajadas de Estados Unidos en todos los países del mundo, ondeará la bandera estadounidense, junto con la bandera del ‘arco iris’ que representa a la comunidad LGBTQ+ y del llamado “orgullo gay,” acaba de declarar la nueva administración Biden.
Trágicamente no son solamente profesionales de la salud quienes impulsan esta ideología de género que declara que el sexo de una persona es determinado por su auto declarada “identidad de género” y no por la biología, sino que esto se trata de una ideología impulsada por poderosos grupos de defensa, incluyendo aquellos fundados por el billonario izquierdista George Soros. Esto ya ha sido aceptado por el Presidente Joe Biden al firmar recientemente una Orden Ejecutiva interpretando la “ley de antidiscriminación” para que signifique que “el sexo de una persona es determinado por su identidad de género.”

Aunado a lo anterior, grandes corporaciones han tomado la decisión de abandonar a las familias y sus costumbres, y por el contrario promueven el activismo político. Algunas de las grandes corporaciones mundiales, tales como Coca Cola, Google, Facebook, Apple, Pfizer, IBM, Pepsi, Amazon y aún Disney, han aceptado e invertido millones de dólares en grupos que promueven la peligrosa agenda, incluyendo el aborto a demanda, la ideología de género, la redefinición del matrimonio y ataques a la libertad religiosa, entre otros temas contra la familia.

Queda en el aire cuestionar ¿quién o quiénes son los que financian a organizaciones tales como la “asociación por las infancias transgénero” anunciada con grandes logros el 25 de abril del presente año, en dos páginas completas de uno de los periódicos más vendidos?

Finalmente, menciono con admiración algunas palabras de Joseph Ratzinger, después papa Benedicto XVI, gran teólogo visionario, quien hizo crítica de lo que llamó la “dictadura del relativismo” llamando a ésta como el reto primordial que enfrenta la Iglesia y la humanidad. Dijo: “Hoy, un insidioso y particular obstáculo a la tarea de la educación es la presencia masiva en nuestra sociedad y cultura de tal relativismo que, sin reconocer nada como definitivo, deja la última norma sólo al sí mismo con sus deseos. Y bajo la apariencia de ‘libertad’ se convierte en una prisión para cada uno, ya que separa a las personas uno del otro, encerrando a cada persona en su propio ego”. Y subrayó que el ‘matrimonio’ de personas del mismo sexo era el principal ejemplo del relativismo.


Te puede interesar: Sobre el retroceso y la cultura de la muerte 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.