Construyendo el futuro, ¿de quién?

La opción abierta sería –desde luego, la pedagogía y el valor del trabajo humano– pero no sobraría aprender a hacer un plan de negocios.


Construyendo el futuro


Jamás escucharemos decir al presidente que, varias y muchas de sus realizaciones, salen a la luz pública entre tropezones, metidas de pata, datos sin soporte, equivocaciones, retractación de dichos y resultados que no se comprueban, ni se miden y que se reducen a golpes mediáticos excelentemente bien pensados… pero, nada más.

La suspensión judicial para Dos Bocas y las protestas de los más pobres, por la depredación del trenecito. Se le hace el trabajo sucio a Trump y se festeja en Tijuana. No hay apoyos eficaces para los talentos mexicanos y se regala dinero a otros países del continente.

El presidente “ya no se pertenece”, pero la veneración a su personalidad se refleja en las portadas de los libros de texto. Faltan varios millones de libros para los estudiantes, pero el mandatario pide que los reporteros aplaudan, incluidos los que van a las mañaneras a echarle porras y dosis infumables de incienso.

La popularidad mejora en las encuestas por el proceso contra Rosario Robles, pero se va a interiores, la nota que informa el nombramiento de René Bejarano para administrar una serie de recursos de dudoso destinatario.

¿Programa insignia?

Es inquietante que varios de los programas llamados “insignia”, ofrecidos por el presidente, se encuentren en medio de muchas dificultades y complicaciones, lo que pone necesariamente, en entredicho, la eficacia y el aseguramiento de los alcances previstos.

Algo así sucede con Jóvenes Construyendo el Futuro, que se vendió al pueblo bueno y sabio, como la opción ideal para elevar la competitividad, creatividad, expertisse, visión tecnológica y presencia mundial de los chavos mexicanos.

Sobre el tema, la entrega de María Fernanda Navarro (forbes.com.mx de agosto 27, 2019) es clarificante y significativa. Lo uno y lo otro, porque las opciones para los jóvenes que construyen su futuro, se encuentra en tortillerías, chelerías, autolavados y tiendas de abarrotes.

Evidentemente, eso no es malo en sí mismo. Es trabajo honesto, y es la pedagogía del empleo al que se acceden los muchachos. Así lo entiende el escribano, cuyo primer empleo fue vendiendo ropa en un mercado popular de la ciudad capital.

Pero esa, no puede ser la mejor alternativa para los chamacos, aunque en efecto, las micro y medianas empresas, son las que aportan 9 de cada 10 empleos en este país. La opción abierta sería –desde luego, la pedagogía y el valor del trabajo humano– pero no sobraría aprender a hacer un plan de negocios, a desarrollar vocaciones emprendedoras, a entrenarse en los temas de calidad y satisfacción en el servicio al cliente, y por supuesto, a descubrir y construir las propias ventajas competitivas.

Currículum

Nadie objeta que, entre más preparados estén los jóvenes, las posibilidades de crecimiento y desarrollo aumentan. Lo que no puede considerarse razonable es, considerar a la tiendita de la esquina, la pollería o el puesto banquetero de tacos al vapor, como el destino final de un empleo informal, para una persona que requiere apoyos y entrenamiento para lograr sus sueños.

El 93.8% de estos centros de trabajo –de 157 070, refleja la nota– pertenecen a esta categoría, en sitios como Veracruz, Michoacán y Tabasco. Solo en Veracruz, destaca la periodista, 711 de 15 444, están catalogados como “abarrotes”, eufemísticamente denominados “unidades económicas”, los mismo que los botaneros. ¿Resultados? A ocho de cada 10 jóvenes no les alcanza para la canasta básica.

Frustrante

En 2019 se destinan 44 300 millones de pesos a este concepto, con resultados bastante cuestionables, porque se ignora –no hay seguimiento apropiado– que negociaciones de este tipo puedan cumplir con capacitar a los beneficiarios.

Si la tiendita de la esquina, la tortillería de su preferencia o la tintorería donde usted envía a arreglar su ropa, están instrumentando algún programa de entrenamiento, desarrollo humano, gestión de competencias… este escribano suplica que se lo den a conocer. Sería un suceso para la historia.

 

Te puede interesar: Colmillos retorcidos 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.