Imprimir esta página

Muertos con cabal salud

Seguramente los impulsores de la consulta fallida no se han enterado que existe el software y la tecnología adecuada para identificar esos registros que también impulsó la defenestrada Yeidckol Polevnsky.



DIVAGANDO PRIMERO

Mis adorables lectoras y amables lectores disculparán, pero –como dice el maestro Carlos Marín- la famosa consulta inconsulta deja mucha tela para cortar y recortar. De entrada, el fracaso que constituyó el 7 por ciento de participación, es de suyo, un golpe bajo al hígado presidencial.

La razón es que, el presidente ronda casi el 60 por ciento de aprobación, hecho que, de acuerdo con Zepeda Patterson, significaría un agrupamiento de unos 50 millones de fans del macuspano. Y en buen romance, la fallida consulta lo fue, porque ni los propios respondieron al llamado del líder.

RANCIO ABOLENGO

Dicho lo anterior, es prudente comentar también, que ya empezaron a salir los entresijos –esos que no son nota, pero que dicen mucho más de lo que sale en la tele- del modelo operativo instrumentado por el gobierno de las ocurrencias y distractores.

La información, desde luego, aparece en uno de los dos diarios más repudiados por el púlpito de Palacio Nacional: El Universal. La nota es genial, porque revela un par de aspectos conocidos bien por los mexicanos de a pie. De inicio, porque se corrobora, una vez más, que Morena es la Cuarta Repetición de todo lo que dejó el PRI.

Las mismas engañifas, los mismos trucos de siempre; la misma alquimia priista solo que ahora, más torpe que antes. O cuando menos, más evidente.

Emulando los milagros descritos en la Escritura, los morenistas también han hecho lo propio, con tal de que se diga que arrastran multitudes.

Y en efecto, sí las arrastran. Son multitudes de difuntos que podrían contratarse como extras para The Walking Deads. Lograron lo inesperado, insólito e increíble: 5,530 difuntitos abandonaron el camposanto y su eterno descanso para emitir su opinión favorable y con ello, enjuiciar a cuanto funcionario del pasado se les atraviese, expresidentes o no.

Esa fue la cantidad de muertitos que convocaron Norma Ariadna Sánchez Bahena y Manuel Vázquez Arellano. Es decir, la convocatoria para esos fieles difuntos, al menos para los que ambos personajes invitaron funcionó, aunque al escribano le parece que no llegaron a Tlahuelilpan o a la normal de Ayotzinapa. Hicieron falta, por eso la presencia de los 5 mil 530 inmortales contribuyó a lograr el número de apoyos requeridos.

POR ESO EL PRESIDENTE NO QUIERE AL INE
Seguramente los impulsores de la consulta fallida no se han enterado que existe el software y la tecnología adecuada para identificar esos registros que también impulsó la defenestrada Yeidckol Polevnsky.

Primero entregaron 69 mil 254 firmas de las que solo 55 mil 930 se encontraron en la lista nominal. No alcanzaba para cubrir al 2 por ciento establecido por la Constitución.

TRAMPITAS HABEMUS

Como en botica, surgieron un montón de cosas, amablemente, llamadas inconsistencias: registros que se repitieron; apoyos fantasmales que venían sin firma ni huella; domicilios irregulares entre otros muchos.

Y como a alguien hay que echarle la culpa -seguramente fue Lord Voldemort- que empiezan a reclutar muertitos para apoyar la consulta.

Lo que nunca imaginó Voldemort Delgado fue que se compulsaron más de dos millones y medio de apoyos ciudadanos en un plazo de 30 días. Y así se descubrió la trampa. Algo “abominable” en términos del Consejero Murayama, mismo que ha sido agregado al club de los depreciables junto con Lorenzo Córdoba.

Como bien se ha señalado en frase que quedará para la posteridad y que a lo mejor la hace suya The History Chennell: No entienden que no entienden, porque los muertos que apoyan a Morena, gozan de cabal salud.


Te puede interesar: Dimisión por presión y sujeción

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.