Imprimir esta página

En México, el fisco aprieta; en EU, ayuda

Todas las dependencias y empresas estatales tienen órdenes de cobrar lo más que se pueda y rápido, pero olvida que esa actitud, de exprimir más a los ciudadanos que pagan impuestos, se traducirá en menos recaudación.


Gobierno dinero


Basta ver más allá de tus narices para entender que en la medida que quiebren más empresas, el fisco recaudará menos, habrá más desempleo y será mayor la caída de la inversión y del ingreso por habitante. Este sencillo razonamiento parecen no entenderlo nuestros gobernantes.

En EUA a casi todos los que pagan impuestos les regresan dinero. A quienes tienen ingresos de hasta 150 mil dólares anuales, que equivalen a 3 mil 450 mil pesos anuales(23x1) o 287 mil 500 pesos mensuales.

A una familia, padre y madre, con tres hijos, les enviaron un cheque por 3 mil 900 dólares, casi 90 mil pesos, y a otros, según su situación diferentes cantidades. A los mayores de edad y jubilados les dan recursos sin necesidad de ningún trámite.

En Canadá, pusieron a la disposición de las grandes, medianas y pequeñas empresas, trabajadores y familias, 88 mil millones de dólares, aplazaron pago de impuestos y adelantaron devoluciones. En países con economías más pequeñas que las de México, como República Dominicana, les ayudan a los empresarios a cubrir salarios para que no despidan a los trabajadores.

Pero en México, no sabemos si por cuestiones ideológicas, ignorancia o porque consideran que es mejor para el pueblo que ellos manejen más dinero y todos los trabajadores productivos menos, cada día les aprietan más a “empresotas” y a empresitas con el pago de sus obligaciones fiscales.

Todas las dependencias y empresas estatales tienen órdenes de cobrar lo más que se pueda y rápido. Si usted se atrasa un día en pagar la luz, porque se quedó sin trabajo y no tiene recursos, se la cortan y le cobran por volvérsela a conectar. Una pequeña empresa se atrasó en pagarle al Seguro Social y le embargaron su maquinaria. El pequeño empresario dio de baja a sus trabajadores y cerró su empresita.

El gobierno necesita dinero para un aeropuerto, que pueden construir los particulares, para una refinería que perderá dinero, para un tren que puede esperar y para repartir dinero y asegurar votos; pero olvida que esa actitud, de exprimir más a los ciudadanos que pagan impuestos, se traducirá en menos recaudación, crecimiento de la economía informal, mayor desempleo y una recesión más profunda, no solo por el COVID sino por las políticas fiscales erróneas del gobierno.


Te puede interesar: Combate a la corrupción, promesa de campaña

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.