Educando hijos que tienen inteligencia espacial

Al principio, los bebés nos distinguen los colores y poco a poco, conforme van madurando lo pueden hacer, pero si los colores son vivos, podrán distinguirlos mejor y más rápido.


Educando a los hijos


La inteligencia espacial es aquella que se relaciona con la capacidad de distinguir y percibir con claridad y eficacia aspectos como color, línea, forma, figura, espacio, y la relación que existe entre ellos.

También tiene que ver con la capacidad que tiene la persona para procesar información en tres dimensiones.

Los niños que tiene esta inteligencia muy desarrollada distinguen desde muy pequeños las formas y el espacio, siendo capaces de ubicar los colores y la profundidad; por lo tanto, dibujan desde muy temprana edad y lo hacen con proporción y con color.

Son capaces de encontrar los pares de las figuras o de meter bloques en espacios específicos.

También son capaces de ubicarse bien, por lo que nos pueden decir que ya habían pasado por alguna calle o que ya habían estado en algún lugar.

Hay que decir que esta inteligencia también se puede tener como predominante o llegar a desarrollarla en las personas débiles visuales ya que se perciben los espacios y colores por medio de otros sentidos, no necesariamente por la vista.

Educar a estos niños es un verdadero reto por eso aquí te dejo mis 5Tips para lograrlo.

PRIMERO. Que su entorno esté lleno de colores.
Esto es muy recomendable desde muy pequeñitos, contrario a lo que se cree de que los bebés deben tener colores pastel en su habitación, es muy bueno que los colores sean vivos para que despierten su interés.

Al principio, los bebés nos distinguen los colores y poco a poco, conforme van madurando lo pueden hacer, pero si los colores son vivos, podrán distinguirlos mejor y más rápido.

¿Te has dado cuenta que los juguetes para niños pequeños son de colores vivos?

Justo esta es la razón, por eso es muy recomendable proporcionales juguetes de acuerdo a su edad y con movimientos que les estimulen la vista y la ubicación de los colores y el espacio.

Cuando están muy pequeños nuestros hijos no pueden ubicar el espacio tridimensional, por eso quieren coger algo y no pueden hacerlo con facilidad, pero este tipo de juguetes móviles, les ayuda a hacerlo.

Conforme van creciendo, es bueno que tengan más contacto con los colores y que nosotros les vayamos platicando como se llama ese color y que sensaciones o sentimientos generan ya que nuestros hijos van aprendiendo de la vida cotidiana, aunque no nos puedan contestar.

SEGUNDO. Apóyate de los bloques de plástico, hay de muchos tamaños y formas.
Los bloques son de gran ayuda ya que existen para diferentes edades y con diferentes texturas, grosores y colores.

Son geniales ya que les ayuda a ubicar la tercera dimensión, es decir el volumen.

Para los más pequeñitos hay de plástico y de fomis, que son materiales que pueden manipular fácilmente y son de gran tamaño. Casi siempre son cubos que pueden apilar uno sobre otro.

Conforme van creciendo el tamaño de los bloques disminuye y se van haciendo más elaborados para que desarrollen otras capacidades como es que puedan ensamblarlos para formar figuras más elaboradas.

Para los mayores existen piezas muy pequeñas de legos que implican gran cuidado y atención pero que les siguen dando estimulación tanto a la creatividad como a la parte del espacio.


TERCERO. Que tengan material para hacer manualidades según la edad.
Las manualidades siempre son un gran estímulo y nos dejan ver que capacidades ya tiene desarrolladas y cuáles les hace falta desarrollar.

No es necesario que sea material muy caro, por el contrario, puede ser material de reciclaje como el cartón de los cereales que se comen en casa, cajas de diferentes tamaños, platos o moldes que ya no sirvan en la cocina, etc.

Para los pequeños de preescolar también hay productos seguros como las pinturas dactilares que no contienen tóxicos que les puedan dañar.

Sentir el material en las manos y ver que con eso pueden crear cosas, les ayuda mucho y les puede dar horas y horas de sano entretenimiento que les ayuda en su desarrollo integral.

A estos niños les gusta mucho dibujar desde muy pequeños por lo que es bueno que tengas a mano crayoras, colores, hojas de papel grueso o reciclado para que puedan usar muchos.

Al principio harán solo rayones, pero con el tiempo irán afinando sus trazos y podrán hacer figuras más o menos regulares.

Debemos recordar que ellos creen que lo que dibujaron si se parece a lo que dicen que es por lo que debemos animarlos a seguir y felicitarlos por lo que van logrando.


CUARTO. Ayudados con los juegos didácticos, como los tangrams y el cubo de Rubik.
Si tenemos la posibilidad, es bueno conseguirles materiales didácticos que son especializados para desarrollar al máximo sus capacidades.

Hay muchos de madera que son muy interesantes para los preescolares.

También están los tangrams, que son tablas de madera, con piezas de diferentes formas y colores, que armadas adecuadamente forman una figura.

Los rompecabezas también son muy recomendables para los niños que tienen esta inteligencia muy desarrollada. Los hay de muchos materiales y tamaños. Por cierto, ahora también hay tridimensionales.

Por otro lado está el famoso cubo de Rubik, que deben acomodar de tal manera que vayan completando las diferentes caras con el color que toca. Seguro que al principio les costará mucho trabajo pero después les será hasta aburrido por lo que puedes comprarle uno diferente ya que hay de varios niveles y formas.

Estoy segura que existen un sinfín de juegos que les pueden ayudar a desarrollar más esta inteligencia, sólo es cuestión de dedicar un tiempo para ir a dar una vuelta a las tiendas de material didáctico.

Y QUINTO. No limites su creatividad.
Este tipo de niños, se imaginan todo un escenario para cada juego, es por esto que es bueno dejarlos que lo lleven a la práctica, siempre que no corran peligro.

¿A qué me refiero? Muchas veces ellos imaginan que el sillón es un barco y que ellos van navegando y que de pronto si alguien se acerca es un tiburón que los quiere morder.

Es posible que de vez en cuando les permitamos jugar y recrear eso que se están imaginando para darnos cuenta de la capacidad que tienen de crear en tres dimensiones.

Podemos destinar un espacio para que puedan armar estos escenarios y jugar por largas horas.

Es importante recordar que cada niño es diferente y sus intereses también lo son, por eso es muy bueno observar a nuestros hijos para saber sus gustos y necesidades.

Si a nuestros hijos les gustan los animales, podemos partir de ahí para buscar bloques, dibujos, materiales que tengan que ver con los animales.

Si a nuestras hijas les gustan las princesas, podemos partir de ahí para armar una estrategia para desarrollar todas sus capacidades desde este tema y así sea todo muy grato y los haga felices.


Te puede interesar: Educando hijos que tienen inteligencia lógico-matemática

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.