Ya vienen las vacaciones de invierno. Busquemos que sean en familia

Las vacaciones comienzan en el marco del adviento, así que sería bueno seguir con la dinámica familiar de preparación, y a la par pasar tiempo de descanso en familia.



Este año es muy especial porque poco a poco vamos regresando a nuestras actividades, pero también debemos cuidarnos y no bajar la guardia porque aún estamos en tiempo de pandemia y aún se nos pide guardar las medidas sanitarias.

Es cierto que debemos cuidarnos pero eso no nos impide preparar unas vacaciones muy distintas y divertidas, por eso aquí te dejo mis 5Tips para lograrlo.

PRIMERO. Ten en cuenta que el clima puede ser determinante para planear las actividades.
En cada lugar se dan condiciones muy específicas en cuanto al clima y esto puede afectar nuestros planes de vacaciones, por esto debemos tener un plan B que nos ayude a recalcular nuestros planes y adaptarnos a lo que si podemos hacer.

Siempre podemos hacer planes para los diferentes escenarios y estar siempre atentos para hacer el ajuste conforme sea necesario. Lo que es cierto es que este invierno (que aún no entra oficialmente) se ha adelantado y viene un poco más frío de lo normal.

Es necesario también estar preparados para que con los cambios radicales de clima no afecten nuestra salud, ya que eso sí que puede truncar nuestros planes de pasar unas vacaciones divertidas y en familia.

SEGUNDO. Ubica que son vacaciones de Navidad y eso le imprime una dinámica especial.
¡Claro! Son unas vacaciones para preparar nuestro corazón y nuestra familia para la llegada de Jesús a nuestros corazones y para eso debemos prepararnos.

Las vacaciones comienzan en el marco del adviento, así que sería bueno seguir con la dinámica familiar de preparación, y a la par pasar tiempo de descanso en familia.

Podemos planear algunas actividades que fomenten esta preparación espiritual y que a la vez nos ayuden a tener entretenidos a nuestros hijos.

No veas estas vacaciones como solo tiempo de descanso, sino como tiempo de preparación familiar.

TERCERO. Sácale jugo a las actividades propias de la época.
Hornear galletas, hacer regalos, etc. son actividades que podemos programar para pasar unos días de descanso en familia y dentro de nuestro hogar.

Las galletas nos pueden dar horas de sana diversión y convivencia si además prevemos adornarlas y después cenarlas en familia, o también pueden servir como regalo para nuestros seres queridos.

Entonces también podemos buscar adornarlas de forma creativa y que proyecte la personalidad de para quien es el regalo.

Otra forma de pasar productivamente el tiempo es hacer regalos hermosos con materiales que tenemos en casa, como materiales reciclados, que para nuestros hijos pequeños puede ser toda una aventura y así generarles horas y horas de sana y agradable diversión; además de que con esto les fomentamos la generosidad al hacer algo para darles a los demás.

CUARTO. Desempolva los juegos de mesa en familia.
Si no está en tus planes salir de viaje, los juegos de mesa siempre son una excelente estrategia para pasar horas entretenidos en familia y conviviendo, además de que estos les ayudan a nuestros hijos a seguir formando en las virtudes y en la tolerancia a la frustración.

Para que en verdad sean momentos agradables debemos poner las reglas de juego bien claras de manera que, si alguien se siente agredido o que se ha hecho trampa, siempre se pueda acudir a las reglas y estar seguros de que todo está en orden.

Hay que programar los periodos de juego alternados con otras actividades para que no se convierta en una guerra campal y termine en algo desagradable.

Nuestra presencia y participación es indispensable para que todo se mantenga en orden y siempre encaminado a la sana convivencia y entretenimiento familiar.

Y QUINTO. Trata de pasar el mayor tiempo posible conviviendo como familia ya sea por zoom o en pequeños grupos.
Como aún es tiempo de cuidarnos es importante programar algunas actividades como estas para convivir con la familia que no está tan cerca de nosotros.

Las conferencias por zoom y ese tipo de plataformas ayudan mucho para que, a pesar de la distancia física, podamos estar cercanos y seguir fortaleciendo los vínculos de amor entre la familia.

Como estamos por comenzar el periodo vacacional es perfecto tiempo para que hagamos planes también con estas actividades y nuestros hijos estén incluidos en ellos.

Solo es cuestión de echar a volar la imaginación y la creatividad y planear un poquito nuestras vacaciones para que sean las mejores y para que nos ayuden a vivir el nacimiento de Jesús en nuestra familia y en nuestro corazón.


Te puede interesar: El que todos lo hagan no significa que sea correcto

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.