Aprovecha los tiempos de espera

Cuando vayas a un consultorio, al banco, estés en el trasporte público y sientas que pierdes el tiempo, lleva siempre contigo un libro, una libreta para anotar, una revista o simplemente tu celular para escuchar música.



Hemos hablado en otras ocasiones de lo importante que es aprovechar nuestro tiempo, pero es un hecho que tenemos que perder una parte de nuestro valioso tiempo esperando.

Los llamados tiempos muertos: en la consulta médica, en una cita con un cliente, en el banco, al tomar el transporte público, en el tráfico, aeropuerto, al hacer trámites públicos, etc.

Si sumamos estos tiempos nos daremos cuenta que son bastantes, no los elegimos ni planificamos, de modo que cuanto llegan, simplemente los pasamos como mejor podemos.

Comparto contigo algunas ideas de cosas productivas para aprovechar y disfrutar estos tiempos de espera:

- Leer: lleva siempre contigo un libro, revista o artículo interesante en alguna red social.
- Escucha: algún podcast, audiolibro, música, algo valioso que valga la pena.
- Relájate: si has tenido un día muy movido, puede ser un momento para que te relajes y descanses un poco.
- Revisa tu agenda: ya sea mentalmente o en tu agenda comprueba y ajusta las tareas de ese día o semana.
- Devuelve las llamadas, mensajes o e-mails que tengas pendientes. Esto te ayudará a sacar algunos pendientes de trabajo y personales que tienes en ese momento.
- Sé creativo: escribe algo, dibuja un esquema, un mapa mental. Es posible que estas ideas se conviertan en un proyecto más adelante, o que te ayuden a solucionar un problema que estás viviendo.
- Reflexiona: sobre algún tema o proyecto que tengas, simplemente analiza si todo va bien.
- Aprende cosas nuevas: algún idioma, cursos de desarrollo humano.
- Observar: estamos poco acostumbrados a ver lo que sucede a nuestro alrededor. Toma distancia, abre tu mente y crea una nueva perspectiva de lo que sucede afuera de tu vida: otros puntos de vista, de comportamiento y de cultura.
- Relaciónate: habla con alguien a quien no conoces y seguramente aprenderás algo nuevo.
Y por no, no hacer nada. Parece que siempre tenemos que estar ocupados porque si no, da la sensación de que no aprovechamos el tiempo. Simplemente estar, descansar. Eso no es perder el tiempo, es recuperar, desacelerar, el no hacer nada puede darte una sensación de tranquilidad.

Lleva siempre contigo un libro, tu celular, una libreta para anotar o audífonos para escuchar y la siguiente vez que te toque esperar en un consultorio, oficina, transporte público o banco, ya no sentirás que pierdes el tiempo, sino que realmente le estás sacando jugo a estos tiempos de espera o tiempos muertos.

 

Te puede interesar: En toda relación: “ni tan lejos ni tan cerca”

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.