Nos van a faltar vacunas contra COVID… y la recesión

La materialización de una cuarta ola de contagios será determinante para el desempeño de la economía mexicana, que de por sí sigue de capa caída.



En la última semana del año, en la que los casos globales de COVID-19 impusieron un récord diario el lunes, Rusia superó a México como el cuarto país con más defunciones causadas por el virus SARS-CoV-2.

Mientras en nuestro país hay cerca de 300 mil fallecimientos oficialmente documentados, Rusia alcanzó ayer esa cantidad de muertos, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins.

Sin embargo, México se mantiene en el ‘top 5′ de decesos en la población general, que encabezan Estados Unidos, Brasil e India.

Además, en tasa de letalidad, que mide el número de muertes por cada 100 casos confirmados de COVID-19, seguimos siendo el país más afectado en todo el mundo, con 7.6 por ciento, lejos de Bulgaria en segundo sitio, con 4.2 por ciento.

México acumula cerca de 4 millones de casos confirmados desde el inicio de la pandemia y se anticipa que en las próximas semanas se acelerará el número de contagios por la propagación de la variante ómicron.

Se calcula que una persona infectada por ómicron puede contagiar a diez más, pero tienen un menor riesgo de hospitalización y de enfermedad grave que las contagiadas con delta.

El desarrollo de la pandemia y la rápida propagación de la nueva variante del virus contribuirían a la materialización de una cuarta ola de contagios a nivel nacional.

Aunque también hay que destacar que la vacunación ha contribuido a reducir el impacto de la enfermedad, atenuar la presión sobre el sistema de salud y mantener estable la incidencia de defunciones por cada 100 casos de COVID-19.

Al 27 de diciembre, el 64 por ciento de la población total ha recibido al menos una dosis de la vacuna, pero sólo 57 por ciento de los mexicanos cuenta con esquema completo.

Desde hace un año el país ha recibido más de 196.6 millones de dosis de vacunas y se han aplicado casi 148.6 millones entre personas adultas, menores de 15 a 17 años y niños con comorbilidades.

Independientemente de la existencia de unas 48 millones de dosis sin suministrar, que estarían en ‘tránsito’ a los centros de vacunación, el gobierno federal aseguró un portafolio de casi 254 millones de vacunas.

Quiere decir que ese portafolio prácticamente garantiza la inmunización de toda la población, si se lograra el mayor número de dosis aplicadas y la mayoría de los mexicanos recibiera esquemas completos de vacunación.

El hecho es que cuando en 2020 se negociaron los contratos de precompra con las farmacéuticas para la entrega de las vacunas, si bien algunos fueron modificados este año para fortalecer el plan de vacunación, no se contempló una inmunización de refuerzo contra COVID-19 por la formación de nuevas variantes del virus, como delta y ahora ómicron.

Entre los riesgos para la actividad económica del mundo en general y de México en particular, destacan el surgimiento de nuevas variantes del virus y sus consecuentes olas de contagio.

La rápida propagación de ómicron y la imposición de nuevas restricciones a la movilidad en muchos países y grandes ciudades, sobre todo de Europa, van a afectar el proceso de recuperación económica mundial.

En nuestro caso, la materialización de una cuarta ola de contagios será determinante para el desempeño de la economía mexicana, que de por sí sigue de capa caída.

Recientemente el INEGI informó que el Indicador Global de la Actividad Económica, que es una medición aproximada del PIB mensual, se contrajo 0.2 por ciento en octubre pasado respecto a septiembre.

Lo peor del caso es que, además de que se esperaba un crecimiento de 0.5 por ciento, el IGAE anotó su tercer revés mensual consecutivo y el séptimo entre enero y octubre para confirmar una franca tendencia decreciente de la actividad económica en el año que está por concluir.

En la medida en que se mantengan las condiciones de debilidad, es posible que México caiga en una nueva recesión, que se combinará con las presiones inflacionarias y una pandemia que está lejos de ser superada y que prolongará el proceso de recuperación de la economía.


Te puede interesar: Navidad

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.