¿Cómo Venezuela? ¡sí puede ser!

Personajes muy cercanos a López Obrador abiertamente, han apoyado y alabado la dictadura chavista, a pesar de que la crisis de Venezuela está a la vista del mundo.


Si AMLO gana


Según a quien se le pregunte, y si ganara el Peje, el que México llegara a estar en la gravísima situación de Venezuela es o muy posible (y hasta casi de inmediato) o imposible, ¡guerra sucia de la mafia del poder! Alegan sus seguidores. Pero sí hay elementos para reflexionar al respecto, veamos.

 

Primero que nada, vayamos a Venezuela, ¿qué pasó allá? Ya se ha analizado mucho al respecto en medios de reflexión política, entre periodistas, académicos o políticos notables del mundo. Pero… lamentablemente, a la gran mayoría de la gente el tema no les ha interesado. Ni siquiera ahora que Venezuela se muere de hambre y de insalubridad, de dictadura aplastante de la democracia, de terrible inflación y mucho más, no hay mucha gente que se preocupe por esa situación. Mucho menos por hacer recuento de la historia del chavismo. Mejor el futbol.

 

Hugo Chávez, populista por excelencia, ideal ejemplo para el estudio académico del populismo, llegó al poder cuando Venezuela estaba gravemente indignada contra gobiernos que consideraba corruptos, no antidemocráticos sino corruptos. Y en esa democracia real, votó con indignación, con el famoso “voto de castigo”, por una opción de alguien que le ofrecía arreglar todos los males del país casi en un abrir y cerrar de ojos, ¡de inmediato!

 

El deterioro de la democracia en Venezuela no tardó mucho en iniciarse, y se fue agravando conforme pasaron los años, se acabó la libertad de expresión, se nacionalizaron empresas, se encarceló hasta en muchos casos sin acusación ni proceso a quienes no apoyaban al chavismo. Hugo Chávez tuvo mucho dinero del petróleo que dilapidó y regaló a terceros países, pero al caerse el precio, ya no pudo hacer lo mismo.

 

Una vez muriéndose Chávez, pidió al pueblo que eligiera a Nicolás Maduro, y todavía tuvo suficiente fuerza electoral para lograrlo ¡el populismo funciona, enajena poblaciones enteras! Con Maduro, éste fue agravando la situación dictatorial de Venezuela, y la crisis económica. Todavía hubo quienes creyeron en el discurso oficial de que la crisis la producían “El Imperialismo” y los empresarios.

 

Ahora ya es demasiado tarde, la dictadura chavista no pudo ni puede resolver las crisis de política, de desabastecimiento de alimento ni medicinas, ni el gravísimo problema de criminalidad, en especial de homicidios. Apenas ahora, muchos ciudadanos seducidos por los discursos populistas y patrioteros de Chávez y Maduro, se dan cuenta del enorme engaño en que cayeron.

 

En México, entre tanto, personajes muy cercanos a López Obrador abiertamente, han apoyado y alabado la dictadura chavista, a pesar de que la crisis de Venezuela está a la vista del mundo, junto con quienes la provocaron y mantienen. Los discursos y declaraciones están disponibles en la Red, para quienes simplemente digan que “todo eso es mentira, que nunca lo dijeron”. Pero hay algo más, esos cercanísimos a López Obrador, han dicho y repetido que México debe adoptar la revolución bolivariana de Venezuela. Y algo peor: López Obrador nunca ha criticado esa dictadura venezolana, y nunca ha desmentido a sus colaboradores sobre la “bolivarización” de México como Venezuela. En general, y en política en particular, vale el principio de que “el que calla, otorga”.

 

Cuando se compara a Andrés Manuel con Chávez, éste casi se pone histérico, dice que nunca trató a Hugo Chávez y ni a Nicolás Maduro, que por tanto no se le puede acusar de pro-chavista. Pero para simpatizar, para solidarizarse y emular a alguien, bueno o malo, no se necesita haberlo tenido cara a cara, basta aceptarlo.

 

Y entonces pasamos a las propuestas abiertamente populistas de López Obrador, y encontramos simetrías con el chavismo, innegables. Como también son innegables, pues están grabadas y disponibles en la Red, las más que coincidencias discursivas de Chávez y López Obrador. Frases prácticamente iguales en ambos casos.

 

De esto podemos razonablemente sospechar que un gobierno de López Obrador y su camarilla de fanáticos chavistas, intentaría copiar el modelo bolivariano de Venezuela en México. La diferencia con Venezuela, es que aquí hay mucha alerta al respecto, ya no sería tanto por manipulación de ciudadanos indignados contra el PRI, sino por el abuso del poder, más si Morena lograra, como lo intenta, tener mayoría simple o absoluta en el Congreso de la Unión. Sería el principio de una dictadura.

 

Las propuestas populistas de López Obrador (perfectamente etiquetables como tales) son absurdas en cuanto a regalar dinero se refiere, son imposibles de pagar, y al intentarlo, se generaría un fenómeno inflacionario difícil de revertir cuando regresarla la cordura en el gobierno federal. Esto ya pasó en Venezuela.

 

El deterioro económico sería más rápido que en Venezuela y la resistencia de la sociedad civil más pronta. Ya López Obrador ha dicho que desconfía de las organizaciones de la sociedad civil, le estorban cuando no le rinden pleitesía.

 

Así que, bien podemos esperar que, si ganara Andrés Manuel, México podría seguir la triste suerte de Venezuela. Hay razones más que suficientes para pensarlo, a pesar de que los personeros de Morena y sus corifeos, digan que es imposible, que López Obrador nunca haría eso, pero no presentan argumentos para respaldar esas negativas. El mismo Andrés Manuel no les da ni parece dispuesto a darles, razonamientos para apaciguar los temores de la “bolivarización” de México si ganara.

 

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com