Mi esposa dice que no la ayudo en casa…

Hagamos equipo yendo unos pasos más adelante en este camino hacia la corresponsabilidad siendo proactivos con las tareas del hogar para repartir también las responsabilidades mentales, ya que nos tocan a todos.



Anteriormente hemos hablado en este espacio de diferentes crisis que se suelen presentar en la vida de familia y de pareja. El psicólogo Alberto Soler comenta que hay cada vez más parejas que llegan desesperadas a su consultorio y al borde del quiebre porque la mujer se encuentra cansada y agobiada porque siente que trae demasiada carga y el hombre desorientado dice: “¡No entiendo cuál es el problema si yo hago todo lo que me pide!”. ¿Cuál será entonces el problema y cómo es posible resolverlo?

En una encuesta realizada en España, el 46% de las parejas creen que reparten las tareas. Se podría decir que vamos encaminados positivamente hacia ese balance que tanto se ha buscado lograr en las responsabilidades que se tienen dentro de la casa. Y aunque esto va por buen camino, pongámonos un asunto importante sobre la mesa: ¿Quién piensa cuando toca llevar a los niños al pediatra? ¿O cuando toca pagar los servicios? ¿O lavar ropa? ¿O desempolvar los abanicos? ¿O los ingredientes que faltan para preparar la comida? ¿O el vestuario que usarán los niños para su recital? Todas estas tareas no se ven, pero pesan.

El 91% de las mujeres no solo hacen las tareas, sino que las piensan, las organizan y las planifican. Llevándolas al final del día a experimentar un profundo cansancio mental y sin haber tenido una oportunidad de respiro para ellas.

Ahora, ¿cómo se puede verdaderamente ejercer una corresponsabilidad en la que también se repartan las responsabilidades mentales en la pareja? Aquí te dejamos dos consejos clave que el psicólogo Alberto Soler propone:

1. Ten iniciativa.

Es necesario cambiar la forma en la que vemos el hecho de que el hombre haga tareas en el hogar, pues no se puede considerar “ayuda” si es una tarea que le corresponde a ambos y si lo seguimos considerando así, seguiríamos entonces asumiendo que las tareas le corresponden a ella.

Cuando un hombre realiza tareas de limpieza, de cuidado de la casa y de crianza más bien se hace responsable de las tareas que también le corresponden a él por vivir en la misma casa y por compartir un proyecto mutuo de vida.

Sé proactivo entonces: ¿Falta lavar ropa? ¿O limpiar la cocina? ¿Ya tienen los niños todo listo para la escuela mañana? ¿Puedo recogerlos al salir?

¿Cuándo toca llevarlos al doctor?... Agenda los pendientes y comunícale a tu pareja: “Yo me encargo”.

2. Compartan su tiempo de descanso.

a. Siendo proactivos con las responsabilidades en casa y de crianza, Soler nos propone un método para asegurar una repartición que perdure: más que repartir un 50/50 las tareas, busquen compartir tiempos de descanso.

Si el otro hace tareas, yo también hago tareas. Que si estás muy cansado, probablemente el otro también lo esté: propongan un tiempo de descanso y temprano al otro día ambos terminan de lavar la ropa o limpiar la cocina. Esto fortalecerá la relación de pareja, mejorará el clima familiar y estaremos dando un modelo de corresponsabilidad a nuestros hijos.

Hagamos equipo yendo unos pasos más adelante en este camino hacia la corresponsabilidad siendo proactivos con las tareas del hogar para repartir también las responsabilidades mentales, ya que nos tocan a todos.

Si te interesa conocer más acerca de temas de familia, visita: infamilia.sanpedro.gob.mx

Artículo escrito por Fernanda Guerra,
Responsable de Comunicación del Instituto Municipal de la Familia

 

Te puede interesar: 6 consejos para dar buenas instrucciones a nuestros niños 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.