El arte del refunde en la casa y en la política

Noroña anda desesperado por encontrar un horno donde ocultar los videos y demás evidencias de que apoyó al Grupo de Amistad Rusia-México, o quizá, prefiera meter ahí su pasaporte actual con su visa.



Cualquiera ñora que se respeta sabe que el mejor lugar para ocultar los sartenes y las ollas que una guarda porque nunca sabe cuándo se va a necesitar es el horno, es el punto más elevado de llamado entre ñoras: refunde. Sí, en las tendencias actuales entre Marie Kondo y las demás “decluttering” no estar de acuerdo; pero el arte del refunde es una tradición bien arraigada en las casas mexicanas y en la política.

Estos últimos días, la estrella de refunde ha sido el primer hombre, o sea, don Adán de Gobernación. Esta ñora admite que creyó que Adán, a diferencia del de la Biblia, saldría bien librado en eso de morder la manzana del morenismo y se mantendría “cool” y negociador, moviendo los hilos. Pero no, no sólo usó un avión de la Guardia Nacional, sino que se dedicó a apoyar abierta e ilegalmente la revocación y anunció, según él, la muerte del INE. Y claro, luego de eso se la ha pasado requiriendo el arte del refunde para ocultarse de los reporteros cada que aparecer. Y ya ni decir que voló la imagen de que habría mesura y posibilidad de negociar con alguien del gabinete.

El arte del refunde que ahora usa para sí mismo lo tuvo que usar corriendo al Metro y subiéndose a un vagón para ya no responder a los cuestionamientos (luego se bajó unas estaciones adelante y tomó un taxi para regresar a Palacio). Pero lo interesante es que lo hizo cuando salió del edificio de la Suprema Corte. Para cuando salga esta columna ya se sabrá seguramente qué pasó con la Ley de la Industria Eléctrica (Ley Bartlett) cuya inconstitucionalidad o no discuten en la Suprema y quizá se sepa cuál fue el mensaje que Adán llevó. Nótese que ese incidente ocurrió luego de que Ken Salazar, embajador gringo, llegara a Palacio Nacional… Como sea, esta ñora está convencida de que el hecho de que Adán ande de mensajero hablando en lo oscurito con un Poder independiente deja muy en veremos la separación de poderes y el Estado de derecho.

Esta ñora anda muy divertida con otro tema. Porque resulta que Noroña anda desesperado por encontrar un horno donde ocultar los videos y demás evidencias de que apoyó al Grupo de Amistad Rusia-México, o quizá, prefiera meter ahí su pasaporte actual con su visa. Es que eso de que los amenacen a él y todos los demás diputados con que les van a cancelar la visas y no podrán ir (¡ni tener dinero en bancos gringos!) pues sí preocupa. El Noroña fue capaz de decir que salió en la foto porque pasaba por ahí y casi que lo dijeron que había pastel que por eso se quedó ahí.

Por cierto, el arte del refunde en la política es todavía más retador cuando convocas a una manifestación de apoyo; porque ahí tienes que exhibir que tienes muchas cacerolas y sartenes; pero no debes exhibir (o sea, debes refundir en las sombras) como los conseguiste para que parezcan que son tuyo. Pues la Clau, el miércoles sacó a sus ollas, cacerolas y hasta cucharones al Monumento a la Revolución, pero no pudo ocultar ni los cientos de autobuses y micros que llevaron a la gente ni que se filtraran fotos de WA y cartas de sindicatos chantajeando a los burócratas para que fueran a apoyar. Mismos truquitos que seguro estarán activos en todas partes de la República para el domingo, ay, ese fallido arte de refundir las pruebas.

Finalmente, a esta ñora le queda claro que entre tanto refunde a la mexicana hay uno que especialmente dañino para todos; pero que cancelar esa posibilidad es todavía más horrible. Esta ñora se refiere a la barbaridad que aprobaron en las Cámaras que es la desaparición de los hospitales psiquiátricos. Esta ñora la verdad al principio no entendió si eso era bueno o malo. Pero justo tenía cita con el pediatra de los escuincles, perdón, bendiciones. Bueno, la cita era de las bendiciones. Total que esta ñora aprovechó para preguntarle.

Esta ñora se asustó porque el pediatra es un hombre muy tranquilo y se puso muy molesto. Dijo que era una tontería en un país donde los enfermos mentales son escondidos y abandonados y que los únicos lugares donde muchos de ellos podían recibir un trato más o menos digno y profesional era ahí. Luego se soltó con una serie de quejas sobre el desabasto de medicamentos para esas enfermedades que hacen todavía más difícil que sin apoyo de un hospital estas personas puedan tener una buena vida, que a lo mejor en otro país hay opciones pero que en la cultura mexicana de ocultar a la gente con problemas no. Y acabó el pediatra, que esta ñora nunca había visto así, como un “y todo por ahorrarse unos pesos en salud para repartirlos por votos”.

Esta ñora nuevamente está asombrada porque nunca se había puesto a pensar en la gravedad de ese problema y como otra vez se están tomando medidas equivocadas con un discurso bonito, de ay, es que pobrecitos. Pero como también dijo el pediatra: “No van a alzar la voz porque no pueden y sus familias tampoco porque no van a admitir que tienen un familiar con una enfermedad mental y eso nos puede pasar a cualquiera, no hay nada de qué avergonzarse”. Esta ñora está convencida de que refunde de personas no debería existir.


Te puede interesar: Velocidad, no precisión como la miss de tercero

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.