Ganar la Cámara o perder el país

La Cámara de Diputados está al servicio del presidente, pues muchos están ahí subidos por la espuma de la elección del mismo al que ahora se someten porque fueron ganadores de rifas, no de procesos de selección.



Esta ñora tiene unos primos que se quedaron sin sus padres muy jóvenes, apenitas pasando la adolescencia. Su papá, el tío de esta ñora, murió de repente en un accidente y su mamá tenía cáncer, pero le dio tiempo de “organizar” a sus escuincles, perdón, bendiciones, para que cuando ella muriera ellos siguieran en el departamento donde vivían y pudieran hacer las múltiples cosas que se requieren para sobrevivir.

Los tres tenían muy claras sus funciones, uno (de 21) se ocupaba de todos los pagos, depósitos y trámites legales; otro (de 17) se encargaba de las compras y de preparar la comida; el último de la limpieza de todo (tenía 16). Los tres se ponían de acuerdo una vez a la semana sobre los menús y lo que iban a gastar en eso, lo que se necesitaba hacer en la casa y revisaban los pagos y pendientes y juntos decidían en qué gastar. Pero de pronto, el mayor que era el encargado de los pagos dijo que no era necesario verse y que a partir de ese momento él les daría el dinero y que les iba a dar menos porque gastaban mucho en pinol y con agüita era suficiente para trapear y de comida que era una locura que gastaran en carne, leche, pan y en tanta cosa neoliberal y gluténica que les iba a hacer unos menús para ellos dos y que serían diferentes de los de él porque él ya tenía 21 o sea era mayor de edad en todo el mundo y sí debía comer carne.

Así, comenzó a darles lo mínimo para todo. La limpieza dejó de existir porque nada más tenían un pedacito de jabón zote y agua fría (la caliente era sólo para que se bañara el mayor) y comían fatal porque le puso llave al refrigerador. También puso llaves en el panel de la luz y en el teléfono (era antes de los celulares), cambió las llaves de la puerta y obvio no le dio llaves. Luego difundió a través del portero a todos los vecinos que la única persona con la que podían hablar era con él porque sus hermanos eran menores de edad.

Al regresar a clases, los hermanos encontraron un día todos sus cuadernos y libros de texto recortados y pegoteados, sus zapatos desparecieron y nomás les quedaron los que traían puestos, pues su hermano les explicó que era innecesario que tuvieran más si nomás tenían dos pies, y así cada día los sometió más.

No hay que avanzar más para darse cuenta del punto que esta ñora ve en la historia de sus primos, que por cierto, acabó en un pleito espantoso y a la fecha los tres ni se hablan. Esta ñora sabe que la división de poderes fue una novedad para muchos de su edad, que no dirá más pero todavía está lejos de que le toque vacuna; pues durante años hubo sólo un partido que se repartía todo el pastel. De hecho, esta ñora como los que habitamos en la capital todavía tiene las cosas un tanto oscuras porque hasta hace tres años las delegaciones no tenían representantes elegidos por los ciudadanos. En las ahora alcaldías los chilangos hemos pagado los sueldos de gente que no sabemos qué hace y no les exigimos por lo mismo.

En conversaciones con algunas ñoras de la escuela de los escuincles, perdón, bendiciones, esta ñora ha notado que muchas más jóvenes nunca notaron la importancia de tener una Cámara que no estuviera dominada por un solo partido que pasa legislaciones como caballo desbocado y jugando al “voy derecho, no me quito, si me pegas, me desquito”. Sí la Cámara actual se caracteriza por ser todavía más infantil que cualquier otra, no olvidemos que además de estar al completo servicio del no-vacuno-médicos-privados-porque-el-Reforma-está-en-mi-contra-y-ellos-ni-protestan muchos están ahí subidos por la espuma de la elección del mismo al que ahora se someten porque fueron ganadores de rifas, no de procesos de selección.

Lo único bueno que se puede ver del gobierno del pongo-soldaditos-hasta-en-los-consejos-científicos-en-este-país es su asombrosa ineptitud porque aun con la Cámara a su favor, la realidad es que no hay medicinas ya ni en las farmacias privadas, la gasolina, el gas, las tortillas y cientos de productos más han subido de precio, los libros de texto ahora serán gratuitos y abaratados si es que llegan a tiempo para el próximo ciclo escolar, las vacunas no están llegando a la gente a la velocidad adecuada, el país está en fuego literalmente porque no se tienen recursos para prevenir y combatir los cientos de incendios, los precios de la luz subirán porque pagaremos las ineptitudes de dejar atrás las energías limpias… etc.

Los mexicanos quizá a diferencia de los primos de esta ñora tenemos una oportunidad de participar masivamente en las elecciones y sustituir a las mayor parte de las diputaciones en manos del sólo-confío-en-el-INE-cuando-gano-o-cuando-le-pegan-a-Calderón no para que se resuelvan los problemas del país porque esta ñora sabe que los siguientes tres años con la Cámara en manos de la oposición no será la varita mágica para reconducir al país; pero dejarla en manos del partido del nomás-me-la-paso-viviendo-en-el-pasado-porque-el-futuro-me-da-miedito sí asegurar que el futuro del México se ha perdido por décadas. Todo se resume para los ciudadanos a ganar la Cámara o perder el país.


Te puede interesar: El show necesita espectadores

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.