A escasos meses de su llegada a la presidencia

La pobreza y la ignorancia son una combinación que dejan poco margen de acción a las nuevas generaciones que tienen derecho a un mejor futuro y a un porvenir más prometedor, por lo que muchas veces a su corta edad caen en las redes de delincuentes, sicarios y narcotraficantes que les ofrecen un camino fácil a un alto costo que desconocen.


 AMLO y la cancelación de la reforma educative


Una vez que el presidente de México ha logrado cancelar la que él califica como la “mal llamada Reforma Educativa”, ahora promete a los miembros de la CNTE, que sus peticiones serán atendidas en las leyes secundarias.

Es en estas leyes donde se podrán plasmar todos los cambios necesarios para restablecer el poder de los sindicatos que han tomado como rehén a la educación en México y que tanto daño han hecho a la imagen de los verdaderos maestros.

Sería ingenuo albergar la esperanza de que senadores y diputados podrían detener esta hecatombe, pues a pesar de los esfuerzos hechos por algunos de ellos por velar por el bien superior de la niñez, la mayoría está más preocupada por complacer al ejecutivo y lograr así algunos beneficios partidistas o quizá hasta personales.

El presidente lo dijo y lo celebró en su conferencia matutina: “Va a caer, va a caer, la reforma va a caer, y cayó”. Mientras tanto el secretario de Educación Esteban Moctezuma, afirma que “lo mejor de la reforma educativa está por venir” pues la nueva propuesta es “equitativa, inclusiva, intercultural y plurilingüe” poniendo un especial énfasis en el compromiso del señor presidente por reinstalar a los maestros cesados a consecuencia de la anterior reforma.

¿Y el compromiso con los niños? ¿Y su derecho a la educación? Me pregunto: ¿cuál es el futuro de todos esos pequeños cuyas generaciones han quedado presas de los intereses de líderes sindicales, pseudo maestros, y políticos a los que poco les interesa su porvenir?

Consultando la página del INEGI, resultan coincidentes los estados cuya población tiene el menor promedio de escolaridad y egresados de primaria; el mayor número de analfabetas, así como el mayor índice de situación de pobreza y de pobreza extrema. Según el caso varía la posición.

La pobreza y la ignorancia son una combinación que dejan poco margen de acción a las nuevas generaciones que tienen derecho a un mejor futuro y a un porvenir más prometedor, por lo que muchas veces a su corta edad caen en las redes de delincuentes, sicarios y narcotraficantes que les ofrecen un camino fácil a un alto costo que desconocen: caer en la miseria humana, donde se pierde el valor de la dignidad, de la vida, del respeto a los demás y de la conciencia del bien y del mal.

Los problemas que hoy enfrentamos como lo es la educación, no se pueden solucionar con la llegada de un gobierno que lejos de unir los esfuerzos de los mexicanos, divide, denosta, etiqueta y excluye. Pero tampoco han sido suficientes los malos gobiernos para apagar el idealismo, la pasión y la voluntad de los que creemos en México; estamos en un momento en que la sociedad organizada debe asumir un papel protagonista más allá de las políticas y los políticos de hoy.

El cáncer de la violencia y la inseguridad que hoy nos invade debe ser combatido con la educación e iniciando desde la familia como pilar de la sociedad.

Es momento de redoblar nuestro compromiso y esfuerzos trabajando desde la Iglesia, las organizaciones civiles, las escuelas, las empresas, para apoyar a los padres a familia en una necesaria educación en valores para sus hijos, para llegar a los que más lo necesitan, para combatir la pobreza y para sembrar esperanza. Nuestros niños y adolescentes lo merecen.

No, no es repartiendo dádivas, sino trabajando por el Bien Común como se construye una gran nación. Ya lo dijo Maquío:

“México cambiará contigo, sin ti, o a pesar de ti”

 

Te puede interesar: Los buenos maestro no la tienen fácil 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.