Como ave en una jaula

 Después del Día Internacional de la Mujer deberíamos convertirnos en una ciudadanía que exige justicia, pero también que practica la equidad, la solidaridad y la responsabilidad.


Revolución mujeres


“No pensé que viviría un 8 de marzo así”, dije llegando a casa esta noche.

Si bien, el Día Internacional de la Mujer se ha celebrado desde el 8 de marzo de 1975, ¿por qué esperamos al 8 de marzo de 2020 para alzar la voz en contra de todo lo que nos aqueja como mujeres desde hace más de 45 años? ¿Por qué esperamos para que nos dieran un espacio y poder demandar un derecho humano tan básico como lo es el ‘derecho a una vida libre de violencia’? ¿Para celebrar genuinamente un Día Internacional de la Mujer, para recalcar que lo vemos como una utopía más que como un día a día…? ¿Por qué esperamos tanto, mamá, tía, hermano, papá, abuelo, amigo? Porque nos cansamos, pensé.

La respuesta fue tan sencilla, que me causó un tremendo dolor de estómago el pensar que me había tomado 23 años, sentir simple curiosidad por el tema. “Ni un segundo más”, así que tomé mi laptop y empecé a buscar datos que me dieran una luz, una explicación del descontento de todas las mujeres que vi hoy por las calles gritando con desesperación “Ni una menos”.

Los hallazgos de dicha investigación, que había comenzado por simple curiosidad, me avergonzaron, me atemorizaron: ¿Cómo era posible que datos a la mano, viniendo de cualquier fuente; desde BBC, hasta el INEGI, el WEF, la ONU, la UNAM, el DIF, etc.; fueran tan ignorados?

¿2019 en México, catalogado como el año con la tasa de homicidios más grande en 40 años? Seguido por 2007 y 2011; pero, qué va, estos años estaban completamente en nuestro radar, pues las tasas de homicidios eran explicadas por la famosa ‘Guerra contra el narcotráfico’ instituida por el Estado en ese momento.

México, donde 6 de cada 10 feminicidios son causados por armas de fuego, donde el 86 por ciento de los casos de homicidio con signos de tortura sexual eran de mujeres; mismo en el que 1 de cada 3 mujeres en situación de violencia familiar queda sin vida, casos en los que más del 50 por ciento de las veces su muerte es causada por su pareja, ¿vienen nombres a tu mente? Sí, Ingrid, Valeria, Citlalli, Fátima, Lucy, Jessica.

Más que una lista de nombres o hechos estadísticos; espero este sea tomado como un texto que cuente las verdades negadas, las situaciones enmarcadas como simples hechos de violencia de género; que sea un artículo que nos permita reconocer y tomar acción sobre una verdad incómoda, que nos invite a exigir, pero también, a generar prácticas de inclusión y apertura, que nos responsabilice de la situación en nuestra sociedad, que nos convierta en una ciudadanía que exige justicia, pero también practica equidad, practica solidaridad y responsabilidad. Que no seamos uno más que culpa a la doctrina patriarcal de la injusticia vivida, pues el patriarcado caerá cuando dejemos de promoverlo, pero también, cuando dejemos de responsabilizarlo de todo el mal.

Que mañana sea nuestro día 1 como ciudadanos conscientes, que generan prácticas y políticas de inclusión, que dejamos de estereotipar una injusticia con un comportamiento, que ya no sea el “Ella lo provocó. No debió usar ese vestido. No debía descuidar esa relación. Fue una tentación”, sino el “Actuaremos cuanto y cuando sea necesario para que se castigue este hecho”, que seamos apoyo y unidad, que tanto a ellos como a ellas les indigne la violencia, la injusticia, que a las tragedias les dejemos de poner nombre y apellido, género y justificación; que el próximo 8 de marzo miremos atrás y veamos una revolución en favor de los derechos humanos, que no repitamos el “Ni una menos”, sino el “Una más”, que no seamos aves en una jaula, sino en libertad.

 

Te puede interesar: Breve reflexión sobre un día en las redes sociales

 * Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.