Retos ciudadanos para 2022

El mayor reto para este nuevo año por empezar es lograr la unidad entre el variadísimo abanico que se denomina oposición.



Está por iniciar el 2022, el cuarto año de este sexenio, que nos plantea retos específicos que, como sociedad, pero sobre todo como ciudadanos, debemos afrontar.

El primero tiene que ver con encontrar caminos adecuados para seguir combatiendo la pandemia de COVID-19, que llega a su tercer, y confiemos que último año. Fuera de los programas de vacunación, que traen ciertos retraso respecto, el liderazgo no lo ha tenido el gobierno, sino la sociedad. Es indispensable reconocer el esfuerzo que las cadenas productivas y de distribución, con apoyo de todo tipo de organizaciones de la sociedad civil, hicieron para evitar que el impacto económico fuera todavía más fuerte.

Ese reconocimiento es importante porque subraya que la mayor parte de la sociedad no está dispuesta a quedarse esperando que lo ayude “papá gobierno” como se decía antes, esquema al que algunos pretenden reducir las acciones gubernamentales. Precisamente por ello, como sociedad debemos hacernos conscientes de nuestro poder para organizarnos, protegernos y salir adelante. Es vital seguir por ese camino fortaleciendo los apoyos solidarios entre ciudadanos porque en la medida en que crezcan las relaciones a nivel horizontal, más difícilmente tendrán éxito imposiciones desde arriba.

Un renglón muy especial de estos lazos de solidaridad se ha dejado sentir ante del desabasto de medicamentos. Sin duda, hay que continuar el apoyo a los niños y niñas con cáncer; pero hay que intensificar las denuncias y protestas sobre el desmantelamiento del sistema de salud. No se trata sólo de no haber sustituido el Seguro Popular con un mecanismo más o menos eficiente, sino que se le sustituyó con uno que ni siquiera llegó a existir en términos prácticos.

Esa falla además ha supuesto una presión extra al IMSS, del cual el gobierno se ha apoderado haciendo olvidar que este instituto se mantiene por cuotas tripartitas: trabajadores y empleadores también aportan. Es un reto pendiente que estos últimos que con esfuerzo cubren sus cuotas, se hagan presentes en las decisiones porque se está usando al IMSS para extender falsamente su cobertura y, en consecuencia, nadie queda bien cubierto.

No quitar el dedo del renglón en cuanto a la atención a la salud es un reto para todos los ciudadanos, porque el desabasto de medicinas que seguirá este año, pues siguen sin adquirir el total de las claves de medicamentos y no han recobrado los canales de distribución que destruyeron desde el inicio del sexenio. El tema de salud es una de las muestras más palpables de por qué no nos conviene continuar otro sexenio con este perfil de gobierno que se promueve a través de promesas que usa para justificar el arrasar con todo, pero que es incapaz de crear mecanismos sustitutos que sean eficientes.

Otro de los retos más importantes del 2022, y quizá para los siguientes dos años también, es la defensa del INE. El Instituto Nacional Electoral fue clave para lograr la alternancia y romper con el gobierno hegemónico del PRI en todo el país. Por ello, le resulta tan incómodo a un régimen que al que en el fondo le gustaría retomar esa hegemonía del pasado, controlar todo y a todos. Ya no se puede dudar de que el INE está bajo ataque cuando el presidente de la Cámara de Diputados abusando de sus funciones denuncia en la Fiscalía a seis consejeros que apoyaron el posponer la realización de la Consulta de Revocación.

Con la Consulta de Revocación ha ocurrido un fenómeno curioso y quizá alentador. Contrario a lo que se pudo suponer, los opositores no vieron en esto una oportunidad de ejercer ciudadanía, sino todo lo contrario. Ante el estudio de experiencias en otros países y por el desaseo con que el que se sacó el tema en el Poder Legislativo y el recorte del presupuesto para su realización decidieron denunciarla como una trampa para el INE. El paso de las semanas les ha dado la razón y Morena se ha descarado con denuncias penales y controversias en la Corte y luego con la entrega de miles y miles de cajas de supuestas firmas para lograr la convocatoria. Esas firmas son más difíciles de verificar en cuanto su autenticidad y suponen el triple de trabajo para el INE. Por todo ello, los ciudadanos debemos seguir unidos en torno al INE, y quizá sí hemos ganado terreno porque la pantomima de ser demócratas ya no les funcionará.

Sin embargo, el mayor reto para este nuevo año por empezar es lograr la unidad entre el variadísimo abanico que se denomina oposición. Hay que continuar identificando esos puntos en los que sí hay coincidencia como la defensa del INE e ignorar la Revocación de mandato, para de ahí avanzar en un frente común a establecer desde la ciudadanía una opción que claramente exprese el camino que queremos tomar como país.

 

Te puede interesar: Los cuidados que inspira la Navidad

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.