Indígenas, desprotegidos ante el COVID-19

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, la pandemia de COVID-19 expone a 55 millones de indígenas que viven en América Latina y el Caribe.


Indigenas desprotegidos ante el COVID-19


La desigualdad y sus consecuencias sociales y económicas, ponen en riesgo a millones de personas de comunidades indígenas, que, en medio de una pandemia mundial, han quedado desprotegidos ante un enemigo nuevo, invisible y poco explorado, tanto por la ciencia, como por la humanidad.

“La cara más nefasta de esta pandemia es la de la desigualdad, porque la enfermedad y sus consecuencias sociales y económicas afectan más a los que menos tienen”, comentó Vinícius Pinheiro, director regional de la oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para América Latina y el Caribe, refiriéndose a que los pueblos indígenas y tribales tienen acceso limitado a la salud y a la protección social.

Según un reporte elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la pandemia de COVID-19 expone a 55 millones de indígenas que viven en América Latina y el Caribe. “Mujeres y hombres indígenas viven en condiciones precarias y trabajan en condiciones de informalidad”, afirmó Vinícius Pinheiro y recalcó que esa situación disminuye la calidad de vida de esas comunidades.

Puedes leer: Prevé la OIT una oleada de desempleo

Además, la mayoría de comunidades indígenas se encuentran aisladas, prácticamente sin servicios como agua y luz, ocasionando que acciones de higiene básicas para evitar contagios de COVID-19, como el lavado de manos constante, se conviertan en una posibilidad imposible o sumamente de difícil de cumplir. Pero esos servicios no son los únicos que escasean en las comunidades indígenas, pues los centros de salud y hospitales, también se encuentran retirados y para acceder a ellos, las personas deben recorrer kilómetros.

Uno de los casos más graves de contagio entre comunidades indígenas ocurre en la ciudad de Manaos, Brasil, donde decenas de indígenas, originarios de la selva de la Amazonía, han enfermado de COVID-19. Se estima que cerca de 30 mil indígenas viven en esa ciudad y sobreviven en los barrios más pobres de la locación.

Respecto al tema, la OIT indicó que la emergencia sanitaria deja ver la deficiencia que existe entre las instituciones que se ocupan de cuidar o promover el bien de los pueblos indígenas, y aseguró que “los gobiernos a menudo no pueden responder adecuadamente a sus necesidades de protección”,

Finalmente, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en conjunto con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, alertaron respecto al “riesgo para la supervivencia y los derechos de los pueblos indígenas en la cuenca del Amazonas”.

Ambas instituciones pidieron respeto a las medidas de autoaislamiento que varios de los más de 420 pueblos indígenas han establecido y recalcaron que es necesario que se les provea de material de protección personal y se les informe en cada lengua los riesgos y datos que se tienen hasta el momento del virus.

Te puede interesar: La pobreza afectará a los menos preparados: FMI

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.