Cuba no cambiará con el relevo presidencial

El pasado 10 de octubre, Cuba eligió a Miguel Díaz Canel como nuevo presidente cubano y a Salvador Valdés Mesa como vicepresidente; Canel asumirá el cargo como jefe de estado, algo que no pasaba en Cuba desde hace 43 años.


Miguel Díaz Canel


En una sesión extraordinaria, la Asamblea Nacional Cubana designó a Miguel Díaz Canel como presidente de la república y a Salvador Valdés Mesa como vicepresidente, además de elegir a 18 miembros restantes del Consejo de Estado.

Con esta designación, la Asamblea Nacional cumplió con lo establecido en la nueva constitución cubana, refrendada en febrero de este año, para garantizar que los órganos parlamentarios designen mediante votaciones directas y secretas a miembros superiores del estado.

Janette Habel, especialista en temas cubanos, autora del libro Rupturas en Cuba y profesora de Altos Estudios de América Latina en Francia, explica que la elección de Díaz Canel es un claro mensaje de continuidad de la Revolución Cubana, del mismo sistema político y del mismo régimen político, únicamente con la cara de una nueva generación.

La especialista explica que la generación histórica que controla a Cuba, como los Castro, está empezando a dejar el poder únicamente por cuestiones biológicas, y que las nuevas generaciones como la de Díaz Canel, podría traer un cambio, porque él y Fidel, así como su hermano Raúl, no tienen el mismo pasado ni la misma historia, ni la misma legitimidad.

Habel dice que el régimen político continuará porque en el parlamento se queda el Partido Único Comunista; sin embargo, Díaz Canel podría empezar abrir la comunicación, pues está muy familiarizado con internet y es amante de las tecnologías. Además, en pasadas elecciones se le ha visto salir a votar junto a su esposa, escena rara en un político cubano, porque la mayoría de ellos mantiene oculta su vida privada.

Uno de los desafíos que el nuevo presidente cubano tendrá que enfrentar es la crisis de la economía, sector que hoy controlan estratégicamente las fuerzas armadas, que mantienen el poder sobre las telecomunicaciones, el transporte, turismo.

En ese sentido, la especialista en temas cubanos asegura que las fuerzas armadas están interesadas en la apertura económica y que incluso impulsan la reforma económica; sin embargo, el nuevo presidente cubano tendrá que resolver el reto de las relaciones con su homólogo norteamericano Donald Trump, quien ha mantenido el bloqueo y embargo económico a la isla, además de establecer sanciones y rectificar en los avances que su antecesor había logrado en relaciones con Cuba.

Miguel Díaz Canel asumió el cargo como nuevo presidente de la República de Cuba y con ello tomó el control del Estado; permanecerá en el poder 5 años y su reto primordial será sacar a la isla de la crisis económica que enfrenta desde hace décadas y que se ha agravado como efecto de las crisis en Venezuela y Brasil.

En Cuba existen dos monedas, el cuc, que está destinado al uso turístico, y el peso cubano, que utiliza la población en general.

Janette Habel asegura que es necesario unificar la moneda, como se ha intentado desde 2013, pero el Banco Nacional Cubano asegura que antes se necesita dar dos pasos: aumentar salarios, acción que la situación económica actual impide, y devaluar el peso cubano, opción que no es posible porque no hay reservas.

La designación de Miguel Díaz Canel estaba anunciada desde 2018, cuando Raúl Castro lo anticipó durante un discurso en la Asamblea Cubana. Por ello, la especialista Janette Habel considera que la designación es un paso dentro de una transición gradual, lenta y bajo control del régimen castrista.

 

Te puede interesar: Hong Kong entre el capitalismo y el comunismo 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.