Débil economía en AL obliga a consumidores a ser cautelosos

La inflación presiona a la baja el consumo global y regional, y se prevé que los precios llegarán a los niveles más altos de los últimos cinco años en América Latina.



A dos años de la presencia de la pandemia de COVID-19, América Latina presenta preocupaciones generales por la alta inflación, el desempleo y la falta de estabilidad política y económica, los cuales son factores que obligan a los consumidores a ser cautelosos para el consumo en los próximos meses, destaca Kantar, compañía de consultoría e insights basados en evidencias.

Destacó que a pesar de que la vacunación tanto a nivel global como regional continúa avanzando, la llegada de la variante Ómicron genera incertidumbre con relación al abandono de las restricciones sociales, además de reforzar la necesidad de terceras dosis.

De acuerdo a su estudio trimestral de Consumer Insights a septiembre de este año, encontró que la recuperación del Producto Interno Bruto (PIB) per cápita, ampliamente utilizado para medir la cantidad de riqueza producida en un país, a niveles pre-pandemia va a tomar tiempo entre los países latinoamericanos según hayan sido los impactos en cada uno.

Según el análisis de Kantar se encontró que existen tres velocidades de recuperación de los países de la región: en el primer grupo se ubica Chile, país que logró recuperar ingresos en este 2021; en el segundo grupo, Ecuador, México y el conjunto de naciones centroamericanas en donde sus economías son más dolarizadas, se observó que la recuperación deberá llevar un año más. Finalmente, el último grupo tomará dos o más años para regresar a niveles de 2019, en este caso se encuentran Argentina, Brasil, Colombia y Perú, impactados por el desempleo, inflación y desaceleración.

Otro de los hallazgos del estudio muestra que la inflación es otro factor que presiona a la baja el consumo global y regional, y prevé que “los precios llegarán a los niveles más altos de los últimos cinco años” y que Argentina, luego Brasil y México son los países con mayores incrementos en precios de la región.

La tendencia de consumo de los Bienes de Consumo de Rápido Movimiento (FMCG por sus siglas en inglés) por país es similar, destaca el informe. La mayor parte de los países tienen niveles de consumo en volumen arriba de lo que tenían antes de la pandemia, a excepción de Argentina, Brasil y Colombia.

Los niveles socioeconómicos más bajos son el motor del crecimiento en Latinoamérica, por su tamaño y contribución a FMCG, y su poder de compra alcanzado 2020 no se repetirá.

El informe señala que la canasta de alimentos concentra la parte más grande del gasto de un hogar llegando hasta 35 por ciento de desembolso en los niveles más bajos, sin embargo, la canasta no presenta crecimiento en valor entre esta parcela de la población latina.

Ante la inflación de alimentos de 19 por ciento, la población de nivel económico alto pudo incrementar en 28 por ciento su gasto dentro del canasto, mientras que quienes pertenecen a los niveles socioeconómicos más bajos sólo lograron hacerlo 17 por ciento, es decir, los estratos altos lograron estirar su gasto de forma que pudieran mantener los productos que suelen comprar, mientras que los bajos tuvieron que hacer elecciones.

El estudio de Kantar considera que los alimentos son la prioridad al hablar del Consumo Rápido en Movimiento y el indicador de racionalización en esta categoría es un buen anticipador del espacio para crecer de las marcas.

 

Te puede interesar: Detecta SAT extorsiones en algunas áreas de fiscalización 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.