¡La dignidad no se negocia!

La dignidad humana no se negocia

Las leyes son para que haya justicia; por eso, “cuando no defendemos nuestros derechos, perdemos la dignidad, y la dignidad no se negocia”.