“Pregúntenle al diablo”

AMLO no responde ante las consecuencias de la 4 Transformación, prefiere desviar los temas y no aclarar las dudas al pueblo de México.


AMLO diablo


Esa expresión se la copio a una tía anciana platicadora, que hacía la delicia de los menores con sus cuentos y charlas en mi infancia, y cuando no podía o ya no quería responder interrogantes de sus sobrinos, simplemente se paraba y les decía: “Pregúntenle al diablo”.

Esto viene a cuento hoy que se le multiplican los frentes a AMLO por los problemas irresolutos que se le acumulan, pues, por lo visto, no bastan sus dichos y puntadas mañaneras diarias para dirigir al país por el sendero debido.

¿Tuvo razón Juan Carlos Romero Hicks, líder de la diputación panista, al decir a la secretaria de Energía, Rocío Nahle y el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza (cuando comparecieron en la Cámara; tras hacerse del rogar) que desean resolver los problemas con ocurrencias y mentiras?

Romero Oropeza se atrevió a responder: simplemente cumplimos con la ley.

Para no enfrentar el bloqueo de más de dos semanas con que la CNTE paraliza 300 trenes con insumos y mercancías en Michoacán, con pérdidas ya mayores a los 1,500 millones: Andrés salió con que no es problema federal sino estatal e invocó que el gobernador Silvano Aureoles Cornejo no quiere pagar los sueldos atrasados a los profes.

Aunque esto es cierto –Aureoles ya interpuso una controversia constitucional ante la Suprema Corte contra la federación–, pero el bloqueo a vías de comunicación es delito federal y toca a dicho gobierno enfrentarlo. Mas los días pasan, las pérdidas crecen, se ahuyentan inversiones y la CNTE sigue en las suyas, ¿protegida por su socio López Obrador?

Van dos meses del gobierno de éste y la corrupción no se ha combatido aunque fue su bandera de campaña, hizo a México figurar entre los 4 peores países de la OCDE, arriba sólo de 3. ¿Basta con que la tome como cantaleta en sus charlas matinales?

Aunque prometió acabar con ese veneno social, ya en el poder salió con que también dijo que “la venganza no es mi fuerte”, y no perseguirá a los políticos corruptos, pues “si nos metiéramos a esos no nos alcanzarían las cárceles ni las Islas Marías”.

¿Qué opinan quienes creyeron ciegamente en que él cumpliría su palabra empeñada?

¿No será tiempo de que López Obrador aclare de dónde sacó los millones de pesos que gastó en, al menos 12 años de campaña, mientras no trabajó ni pagó impuestos, y no puede consultarse su declaración?

AMLO llamó “maiceados” a los consejeros del INE, dijo que carecen de una “pizca de dignidad” y “ninguno es garantía de independencia” ni del voto popular. De ahí se agarró para bajarles drásticamente el presupuesto, y olvida que le dispensaron entregar todas las firmas requerido para registrarle su partido Morena, en julio de 2014.

Su inquina personal es porque el IFE (antecesor del INE) no le regaló la presidencia en 2006 y 2012, cuando la perdió con Calderón y Peña Nieto, y porque en 2018 multó a Morena por el fideicomiso fraudulento que manejó, so pretexto de ayudar a los damnificados del terremoto de 9/17.

¿Será el rencor el motor que mueve muchos de sus actos ya de presidente, pues no parece haber más explicación para algunas de sus decisiones?

¿Bastará que el presidente diga que la tasa de homicidios desciende para que todo mejore como por arte de magia? ¿Negará que crecen secuestros en el Metro, feminicidios y robos en autobuses en todo país?

Por bajar 2 puntos a la deuda de Pemex y poner a la empresa en riesgo de perder inversión; AMLO llamó hipócrita a la calificadora internacional Fitch Ratings, y dijo la paraestatal está fortalecida.

Por eso el peso perdió de lunes a martes (de $18.96 pasó a 19.11 por dólar) y 0.3% la deuda de Pemex de casi 100 mil millones de dólares; lo que es sumamente peligroso.

¿No es preferible atender el consejo y dar pasos firmes para mejorar la empresa petrolera, máxime que éste se nos agota?

Aunque no se ha visto ningún cambio en la estrategia de seguridad, pues aún no se aprueba la Guardia Nacional; AMLO dijo que ya no hace falta detener a los capos del narco pues “se perdió mucho tiempo y no se resolvió nada”.

¿Indicará eso que permitirá a esos criminales hacer cuanto gusten, confirmará que nunca quiso importunarlos y da pie a la sospecha de que hizo algún acuerdo con ellos para que favorecieran su campaña, pues de hecho les ha otorgado amnistía?

Si algunas de tantas preguntas que saltan de la realidad nacional, ni el diablo las contesta, como decía mi anciana tía; habrá que mandarlas mucho al demonio de todos modos.

P.D. El Instituto de Investigaciones Históricas, Políticas, Económicas y Sociales tendrá como orador al Lic. Julio Hoth en su comida mensual del jueves 7 de febrero, en la que, como siempre, se dará un importante y aleccionador intercambio de opiniones.

Te puede interesar: La 4 Trastornación 

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com