Partido Encuentro Social pierde su registro

La magistrada Janine Otálora recordó que ninguno de los candidatos de Encuentro Social que ganaron en la pasada elección lo hicieron con votos propios, ya que su triunfo se debió al respaldo a través de una alianza con Morena.


Encuentro Social


El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación confirmó la tarde del miércoles 20 de marzo que Encuentro Social perdió su registro como partido político luego de haber obtenido únicamente el 2.7% de votación en las pasadas elecciones federales y no alcanzar el 3% señalado en la Constitución para mantener su registro.

La sentencia fue por unanimidad de los magistrados integrantes del Tribunal, a pesar de que en semanas previas se había señalado la posibilidad a través de diversos medios de comunicación de que el magistrado Felipe de la Mata propondría mantener el registro del partido al obtener, con 56 legisladores, más del 3% de representación en la Cámara de Diputados.

Con este acto, el Tribunal Electoral confirmó la decisión del Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), quien en septiembre del año pasado determinó iniciar el proceso de liquidación del partido ante la falta del respaldo electoral reflejado en las urnas en julio de 2018.

A través de un boletín informativo el TEPJF señaló que el PES presentó más de 200 medios de impugnación, la mayoría de forma extemporánea, argumentando que sí debía conservar el registro con una interpretación más amplia del artículo 41 constitucional, y que se debía considerar su representatividad política con base en el porcentaje de los representantes populares de su partido en la Cámara de Diputados y el Senado. Al respecto la Sala Superior consideró que esa interpretación no es aplicable, al ordenar la Constitución umbrales mínimos de manera explícita.

En ese sentido se manifestó el magistrado Felipe de la Mata quien señaló: “En este asunto la verdad numérica es también la verdad legal. Si un partido, como el PES, no obtiene al menos el 3% de la votación válida emitida en las elecciones federales, pierde el registro”.

Por su parte la magistrada Janine Otálora recordó que ninguno de los candidatos de Encuentro Social que ganaron en la pasada elección lo hicieron con votos propios, ya que su triunfo se debió al respaldo a través de una alianza con Morena.

“Es evidente que el PES no cuenta con el respaldo ciudadano requerido por la Constitución para mantener el registro como partido político nacional. En este contexto permitir que los beneficios logrados por PES, a través de una coalición, tengan impacto más allá de la integración del órgano legislativo, extendería estos beneficios de forma indebida e iría en contra del sentido de las normas vigentes. Sería permitir en este caso que la coalición sustituya la votación”, externó la magistrada.

Luego de darse a conocer la sentencia de la sala superior del Tribunal Electoral, el dirigente nacional del partido Encuentro Social, Hugo Éric Flores Cervantes, aseguró que buscarán mantener registros locales tanto en estados como Morelos y en otras entidades del país.

De igual manera dijo que recurrirán a instancias internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a denunciar e interponer una queja por la injusticia cometida al quitarles el registro de su partido.

“Lamentamos mucho la decisión del Tribunal, no se nos hace justicia, Encuentro Social no pierde su registro por la vía jurídica, lo pierde por la vía política. Nosotros seguimos de pie, el PES está vivo”, manifestó Flores Cervantes.

Sin embargo, ante la posibilidad de perder el registro, Encuentro Social había iniciado ya los trámites correspondientes ante las autoridades electorales para convertirse en un nuevo partido político ahora denominado “Encuentro Solidario” a través del cual podrá contender nuevamente en las elecciones, si logra reunir los requisitos legales para conseguir un nuevo registro.

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.