Protagonistas de película subirán a los altares

Siete monjes trapenses martirizados en 1996 por terroristas islámicos serán beatificados el próximo 8 de diciembre en una ceremonia presidida por el cardenal Angelo Becciu, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.



Los monjes, a pesar de la difícil situación que significaba la guerra, no abandonaron a su comunidad compuesta principalmente por fieles musulmanes. Durante el conflicto fueron secuestrados en el monasterio de Nuestra Señora del Atlas ubicado en la Tibhirine.

En la noche del 26 al 27 de marzo, los integrantes del Grupo Islámico Armado (GIA) asaltaron el monasterio y secuestraron a 7 religiosos; solamente 2 de los que ahí se encontraban no fueron privados de su libertad.

Se inició un proceso de negociación para tratar de obtener su liberación a cambio de miembros de la organización terroristas; sin embargo, no se alcanzó el objetivo y el 21 de mayo de 1996, el GIA comunicó que había asesinado a los monjes. De los restos mortales de los religiosos franceses sólo se encontraron, el 30 de mayo, sus cabezas.

Cabe señalar que Argelia fue antaño, un territorio dominado por Francia, y durante la guerra civil se persiguió a los extranjeros, con especial énfasis en los franceses focalizándose en sitios cristianos.

La historia fue ampliamente conocida, en gran medida, por la película de 2010 que retrató su martirio llamada De dioses y hombres, Des hommes et des dieux su título original. Fue dirigida por Xavier Beauvois y ganó varios reconocimientos, entre ellos el Grand Prix, del Festival de Cannes.

Además de los monjes martirizados, se beatificará al obispo de Orán, monseñor Pierre Claverie así como otros 10 mártires de la guerra civil argelina de finales del siglo pasado.

Monseñor Claverie, tomó una decisión similar a la de los monjes trapenses, quien tras el martirio de estos, eligió permanecer en su diócesis. Una bomba fue colocada a las puertas del obispado, en la explosión fallecieron él y su asistente. El obispo promovió el diálogo interreligioso y se empeñó en una salida pacífica a la guerra civil.

La ceremonia de beatificación se llevará a cabo en el Santuario de Nuestra Señora de la Santa Cruz de Orán, en Argelia.

Los anterior lo informó la Conferencia Episcopal Argelina por medio de un comunicado, en el que además, se agradeció al postulador de la causa el P. Thomas Georgeon.

En el texto se subrayó que dicha beatificación será “para la Iglesia y el mundo un impulso y una llamada a construir juntos un mundo de paz y de fraternidad”.

Cabe mencionar que el continente africano tiene gran necesidad de entendimiento y paz, ante los diferentes conflictos que actualmente se viven en República Democrática del Congo o Nigeria, entre otros.

Con información de ACI Prensa y Catholic Link.

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.