La caza de ballenas con fines comerciales en Japón se reiniciará en julio, a pesar de las prohibiciones

La Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar obliga a los países a cooperar en la conservación de las ballenas "a través de las organizaciones internacionales apropiadas para su conservación, manejo y estudio", Japón hace caso omiso. 


Caza de ballenas en Japón


En un mundo con cada vez más leyes conservacionistas y leyes que van eliminando las restricciones en cuanto a orientación sexual, en cuanto al derecho de decidir sobre el propio cuerpo, entre otros derechos que han sido negados por cientos de años, todavía hay grandes resistencias para cumplir con leyes que obligan a los países internacionalmente, por ejemplo, con respecto a la caza de ballenas en Japón.

Japón dice que reiniciar la caza comercial de ballenas en julio del 2019 es una medida que probablemente atraiga críticas internacionales.

Japón ha optado por retirarse de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), el organismo encargado de la conservación de las ballenas.

La caza de ballenas comercial fue prohibida por la CBI en 1986 después de que algunas especies fueron llevadas a la extinción.

Funcionarios en Japón, miembro de la CBI desde 1951, dicen que comer ballenas es parte de la cultura del país.
Durante muchos años, Japón ha cazado ballenas para lo que llama "investigación científica" y para vender la carne, un programa ampliamente criticado por los conservacionistas. Grupos conservacionistas advierten que la medida tendrá graves consecuencias.

Esto significa que Japón podrá cazar libremente especies actualmente protegidas por la CBI, como las ballenas minke.

El portavoz del gobierno, Yoshihide Suga, dijo que la caza comercial de ballenas se limitaría a las aguas territoriales y zonas económicas japonesas.

Como resultado, Japón dejará de cazar en las aguas antárticas y en el hemisferio sur.

Una declaración del gobierno de Japón dijo que la International Whaling Commission (IWC), no estaba lo suficientemente comprometida con sus objetivos de apoyar la caza comercial sostenible. A la vez, Japón acusó a la CBI de centrarse solo en el objetivo de conservar los números.

Varias comunidades costeras en Japón han cazado ballenas durante siglos, pero el consumo en el país aumentó solo después de la Segunda Guerra Mundial cuando las ballenas eran la principal fuente de carne.

Según el periódico japonés Asahi, la carne de ballena representa solo el 0,1% de toda la carne que se vende en Japón.

¿Cuál ha sido la reacción?

En una declaración conjunta, la ministra de Relaciones Exteriores de Australia, Marise Payne, y la ministra de Medio Ambiente, Melissa Price, dijeron que estaban "extremadamente decepcionadas" con la decisión de Japón.
"Australia sigue oponiéndose resueltamente a todas las formas de caza de ballenas" científicas y comerciales ", agrega el comunicado.

Antes de que se hiciera el anuncio formal, Nicola Beynon, jefe de campañas de la Human Society International en Australia, dijo que Japón estaría "operando completamente fuera de los límites del derecho internacional". Agregó: "Este es el camino de una nación pirata ballenera, con un preocupante desprecio por el gobierno internacional".

Greenpeace Japón instó al gobierno a reconsiderar, y advirtió que correría el riesgo de ser criticado por ser el anfitrión de la cumbre del G20 en junio.

Sam Annesley, director ejecutivo de Greenpeace Japón, dijo: "Está claro que el gobierno está intentando escabullirse en este anuncio a fines de año, lejos de la atención de los medios internacionales, pero el mundo ve esto por lo que es.

"La declaración está fuera de sintonía con la comunidad internacional, y mucho menos con la protección necesaria para salvaguardar el futuro de nuestros océanos y estas majestuosas criaturas".

¿Cuál es la prohibición actual de la caza de ballenas?

En 1986, los miembros de la CBI acordaron una moratoria sobre la caza para permitir que las poblaciones se recuperen.

Las naciones pro balleneras esperaban que la moratoria fuera temporal, hasta que se pudiera llegar a un consenso sobre las cuotas de captura sostenibles.

En cambio, se convirtió en una prohibición casi permanente. Las naciones balleneras, como Japón, Noruega e Islandia, sin embargo, sostienen que la práctica es parte de su cultura y debe continuar de manera sostenible.

Hoy en día, las poblaciones de ballenas se controlan cuidadosamente, y mientras muchas especies aún están en peligro de extinción, otras, como la ballena minke que Japón caza principalmente, no lo están.

A pesar de la medida arbitraria de Japón, aún estará sujeta a ciertas leyes internacionales, incluso al abandonar la CBI.

La Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar obliga a los países a cooperar en la conservación de las ballenas "a través de las organizaciones internacionales apropiadas para su conservación, manejo y estudio".

Japón podría intentar crear otro organismo internacional si logra que otros países se registren, o unirse a uno existente como la Comisión de Mamíferos Marinos del Atlántico Norte (Nammco).

Al igual que una versión más pequeña de la IWC, Nammco es una agrupación de países pro balleneros integrada por Noruega, Islandia, Groenlandia y las Islas Feroe.

Japón captura entre 200 y 1,200 ballenas cada año, diciendo que está investigando los niveles de stock para ver si las ballenas están en peligro o no.

Además, Japón ha intentado repetidamente anular la moratoria y lograr un acuerdo sobre cuotas de captura sostenibles. El último intento de hacerlo se produjo en septiembre en una cumbre de la CBI en Brasil.

Japón ofreció un paquete de medidas, incluido el establecimiento de un Comité de caza de ballenas sostenible y límites de captura sostenibles "para poblaciones o especies de ballenas abundantes".

La propuesta fue rechazada. Desde entonces se ha hablado de que el país simplemente abandona el organismo internacional para ya no estar sujeta a sus reglas.


@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.