“Todo se ha vuelto una necesidad en Venezuela”

Buscará apoyar, mediante diferentes proyectos a la Iglesia venezolana, que hace su máximo esfuerzo por atender la salud de la gente y ofrecer alimento mediante “ollas comunitarias”.


La crisis humanitaria se ve en aspectos cotidianos


La Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada México (ACN-México), tras una visita a lo largo y ancho de Venezuela que reveló necesidades inauditas, apoyará a la Iglesia en aquel país con diferentes proyectos de alimentación, atención médica, apoyo a sacerdotes y diversos materiales para la evangelización.

“La verdad es que la situación en Venezuela hoy es súper grave. He estado en Medio Oriente, en Irak, en Líbano, y la verdad es que la situación en Venezuela… hoy es súper complicada, muy muy difícil”, dijo Ximena García, Coordinadora de Promoción y Difusión de ACN-México.

“La crisis humanitaria se ve en aspectos muy cotidianos y también muy graves en la vida de todos los venezolanos”, comentó García en entrevista para YoInfluyo.com.

Puso como ejemplo de ese drama que, aunque cambian constantemente las cifras, durante su viaje a Venezuela el salario mínimo era de 2.5 millones de bolívares y un pollo costaba 2 millones. “Lo que quiere decir que conseguir el alimento en Venezuela hoy es realmente muy complicado, están ya sufriendo estragos en temas de malnutrición y desnutrición especialmente en niños, son quienes hoy tendrían que tendrían que tener requerimientos mínimos”, señaló Ximena García.

Leer: Venezuela iniciará nueva forma de cobro de gasolina

También indicó que “no hay medicamentos en Venezuela, ni siquiera es que estén caros, no hay medicamentos en Venezuela”. Y agregó que “especialmente la Iglesia es la que está atendiendo estos temas, está realmente teniendo muchas dificultades no solo para atender las necesidades de la misma Iglesia, de los padres de las monjas, de sus parroquias sino de toda la comunidad que recurre a la Iglesia en un grito de auxilio realmente todos los días”.

La delegación de la Fundación estuvo prácticamente en toda Venezuela, norte, sur, oriente y la zona fronteriza con Colombia, y sus integrantes se percataron que aunque la crisis es general, no es lo mismo lo que están sufriendo en la capital, Caracas, que en la frontera.

“Están saliendo hasta 25 mil venezolanos diarios, entonces atender a ese numero de venezolanos, en las fronteras, no solo con Colombia, sino también en Venezuela, la gente que se va quedando está siendo un reto importantísimo para la gente en las fronteras”, y añadió que se estima que 2.5 millones ha salido del país, pero se considera que en realidad son 4 millones.

Para saber más: Emergencia humanitaria en Ecuador para atender el éxodo de venezolanos

 

Día a día

“Los venezolanos dan un testimonio de resiliencia muy importante, se han ido adaptando de una forma muy positiva y muy esperanzadora a la situación que están viviendo”, dijo García sobre la vida cotidiana en el país.

“Un día para un venezolano es muy complicado”, manifestó.

Además explicó algunas estrategias a las que han tenido que recurrir las familias ante sus dificultades. Por ejemplo, mandan a los niños solo 2 o 3 días a la escuela para ahorrar en transporte y material; pero también están haciendo que duerman más, levantándolos hacia las 11 de la mañana, para darles solo 2 alimentos al día.

“Pensar que te levantas y que decides: ¿qué es mejor?, ¿ir a trabajar y gastar en el transporte y tener que gastar en la comida? ¿O mejor quedarte en tu casa y ahorrar energía y comer un poco menos? Es una decisión que nosotros ni siquiera contemplamos”, comentó García.

“Todo se ha vuelto una necesidad en Venezuela”, afirmó. Por todo lo anterior ha aumentado la delincuencia y con ello la violencia se ha desatado; a la vez un aspecto que se incrementado es de las enfermedades mentales.

 

Proyectos de la Fundación

Por medio de la campaña que ha lanzado ACN-México, llamada “Venezuela te necesita”, se pondrán en marcha cuatro proyectos específicos, mismos que se definieron con base en lo visto en el viaje al país sudamericano.

El apoyo alimentario se desarrollará por medio de “las ollas comunitarias” que organiza la Iglesia en Venezuela; el sacerdote de la comunidad monta un comedor y otras personas que pueden dar diferentes apoyos acuden, incluso a brindar apoyo sicológico convirtiéndose en un auténtico desarrollo comunitario.

El segundo son las jornadas médicas apoyando a la Iglesia local, la cual “está realmente poniéndose de cabeza para conseguir medicamento, para tener voluntarios laicos, para tener médicos, enfermeras que atiendan a la gente, en un tema sobre todo de prevención porque así van evitando que lleguen a un punto grave y la gente necesita medicamento”, señaló e indicó que también se dedican esfuerzos a la atención.

Los estipendios de misa es un tercer proyecto, García indicó que los sacerdotes, religiosos y religiosas viven “de este apoyo que se les está dando de fuera”. Y llamó a tener presente que se les busca no solo por temas espirituales sino por alimento, medicinas, consuelo, o apoyo incluso sicológico.

“Nosotros no alcanzaríamos a ver, en Venezuela no hay libros, no hay cuadernos, no hay hojas, no hay plumas…”, los propios seminaristas no tiene donde tomar un apunte, por eso el cuarto proyecto es sobre material catequético. Con este proyecto buscan también poder acercar a las personas una Biblia o un libro de formación.

Te puede interesar: La educación en Venezuela va en picada

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.