Hoy se cumple un año de ese sismo que todos recordaremos como una de las peores tragedias que sufrió nuestro país.
Durante mesa de diálogo arquitectos, ingenieros y expertos en seguridad concluyeron que el factor principal de los desastres del 19 de septiembre de 2017 fue la aceptación indiscriminado de licencias de construcción.
“A un año de los sismos de septiembre, los mexicanos nuevamente reconocemos el apoyo que recibimos de nuestras Fuerzas Armadas”, señaló el presidente Peña
El 19 de septiembre es significativo desde hace 33 años, pero abrió un nuevo capítulo al coincidir otro devastador sismo exactamente en la misma fecha.
La situación económica del país, si bien presenta grandes retos, de ninguna manera puede ser catalogada en “bancarrota” como lo señaló el presidente electo Andrés Manuel López Obrador.
Olga Sánchez Cordero, quien será la titular de la Secretaría de Gobernación en la próxima administración federal, urgió a trabajar en la ley de amnistía, porque son muchas personas que están privadas de su libertad sin haber cometido delitos de alto impacto.
Acto histórico para la capital del país, que con ello se incorpora a las entidades federativas, por lo que ya no estará sujeta a un estatuto de gobierno, sino que será una entidad soberana regida por una Constitución propia.
En la editorial del Semanario “Desde la Fe” se llama a continuar el apoyo frente a las afectaciones de los sismos porque en algunas zonas el panorama no ha cambiado.
A pesar de las voces que señalaban que un cambio de gobierno en México representaría inestabilidad financiera y desconfianza, la transición pacífica y ordenada ha generado certidumbre, señaló López Obrador.
Excesivos e irracionales los requisitos para contender por la dirigencia de Acción Nacional señalan candidatos.
Aprueban Ley Federal de Remuneraciones que prohíbe un salario mayor que el del Presidente de la República para todos los funcionarios públicos.
Representantes del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad expresaron ante el presidente electo, “ni perdón ni olvido” y exigieron saber dónde están sus hijos.
La cifra de asistentes, según autoridades de la CDMX, alcanzó los 23 mil. La marcha conmemoró aquella del movimiento estudiantil de 1968.