Muchos templos dañados, pero la prioridad es la vida

Los constantes sucesos como los huracanes en Baja California Sur y el Sureste del país así como los el terremoto del 7 de septiembre en la misma zona y el más reciente que golpeó la región centro de México hace que este sea un tiempo de valorar “la integridad de la vida humana en todos sus sentidos”, aseguró Monseñor Miranda Guardiola Secretario General de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).


Conferencia del Episcopado Mexicano


Indicó que “es tiempo de elevar nuestra mirada y encontrarnos en un fin común, que nos saca de cualquier egoísmo, protagonismo o interés particular”, Manifestó la cercanía en el abrazo de la fe, con todos aquellos que sufren por esto recientes hechos, pero también reconoció todas las muestras de generosidad con quien lo necesita y agradeció la paterna oración del Papa Francisco así como su donativo

Para sostener las diferentes necesidades que a consecuencias de estos acontecimientos los días 23 y 24 de septiembre se realizará una colecta nacional, en todos los templos de las 95 Diócesis del país e indicó se realizará un plan estratégico por parte de Caritas Mexicana IAP. para organizar la ayuda que requieren 10 estados de la República e informaron que para comunicar mejor estos esfuerzos y allegarse de especialistas voluntarios cuentan con la plataforma http://mexicoestadepie.org .

Se informó por parte de la Comisión Episcopal de Pastoral Social (CEPS) que todas las diócesis han establecido un centro de acopio y se han movilizado al menos 23 viajes de transportes con capacidad de entre 20 y 25 toneladas de ayuda humanitaria, así como especialistas entre los que se cuentan 20 binomios (caninos) entrenados en rescate. Y se ha reunidos hasta el momento cerca de 2 millones 100 mil pesos de donativos en las cuentas referentes a emergencias.

No obstante lo anterior los daños son cuantiosos, en cuanto a los que se refiere a templos son hasta el día de ayer 603 templos dañados, en los dos sismos, poco  más de 400 en el del día 19 y alrededor de 227 en el del 7 de septiembre, repartidos en 15 diócesis diferentes. 

El P. Rogelio Narváez responsable de CEPS, destacó la coordinación que se ha tenido con organismos nacionales e internacionales tales como las Fuerzas Armadas, la Cruz Roja Mexicana, la Secretaría de Cultura, la Organización de las Naciones Unidas entre otras, así como con los obispos y sacerdotes de las regiones afectadas. Y comunicó que Diócesis y Arquidiócesis de otros países también ha ofrecido su ayuda como la de Los Ángeles, Maryland, Brownsville o las Cáritas de Australia, España, Noruega, Alemania así como el Episcopado de Norteamérica, y otros. Además animó a los ciudadanos que generosamente ha apoyado de diversas maneras a que no decaigan en el ánimo de entrega.

En este sentido, el P. Enrique Maldonado de la Arquidiócesis de México, comentó que la labor con aquellos que han cuya vivienda es aparentemente inhabitable, y para quienes la emergencia será necesariamente prolongada en primer lugar se les orienta para acudir a los albergues que han constituido las autoridades o a aquellos que están adjuntos de los centros de acopio, la Arquidiócesis ha implementado 32 de estos centros, pero también gestionan con arquitectos o profesionales del ramo para que realicen valoraciones a estas casas para determinar su situación y que gracias a los donativos económicos, se podría en su momento ofrecer apoyo a personas que por su situación de pobreza no pueda adquirir o reconstruir su casa así como comprar herramientas de construcción necesarias pero poco comunes.

En cuanto a la situación en Puebla y Morelos es crítica, en el primer caso hay 10 mil viviendas con diferentes niveles de daño así como alrededor de 200 templos deteriorados, afortunadamente hay suficiente alimento y ahora tratan de adminístralo correctamente; en el estado de Morelos presenta situación de desastre en 30 de sus 33 municipios además de que 89 templos están destruidas junto con las casas parroquiales.

En Puebla hay macrocentros de acopio en el Seminario Palafoxiano, en la Caritas Local y en la Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad, en tanto que en Morelos se hallan en el Seminario Mayor de San José en Cuernavaca así como en la Capilla de Santa Inés en el municipio de Cuautla.

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.