Hay que hacer énfasis en al valor de cada vida humana. Independientemente de las circunstancias en que ésta comienza, la llegada de un nuevo ser humano debería considerarse tanto a nivel individual como social, un evento venturoso.