Guanajuato, se convirtió en la única isla azul en medio de un mar de Morena.
Venezuela es un infierno, principalmente, porque la lógica de la realidad misma ha colapsado en una especie de sueño febril.
El ogro, que se oculta dentro las estructuras gubernamentales de todo país en el planeta, tiene incluso una cierta clase de ritmo, casi como una danza.
¿Será un dictador estilo Chávez/Maduro, o un autócrata suave, de ese estilo priista al que estamos más acostumbrados?
Si en serio queremos ver a los villanos de la historia, no volteemos al norte, empecemos con una honesta mirada en el espejo.
Este 1 de julio debemos elegir entre los bomberos y el incendio.
Quizá el AMLOcalipsis no sea tan terrible, pero el riesgo existe y a esas alturas el negarlo ya no es simplemente cosa de necios.
El comercio electrónico es una de las revoluciones más importantes en la historia económica de la humanidad.
Si en Venezuela rezan el “Chávez nuestro que estás en los cielos”, en México tendremos el evangelio según Pejehová.
A pesar de todas sus innegables cualidades personales, Meade no es la opción para evitar que Andrés Manuel López Obrador gane la presidencia de la República el próximo 1 de julio.
Obrador va a ganar. Me lo han dicho con variables niveles de angustia por lo menos unos 20 amigos en las últimas dos semanas, y esa conclusión es comprensible…
Creo que es muy importante que cada uno de nosotros nos comprometamos, ante los demás y ante nuestra propia historia, al no alimentar el monstruo de la desinformación y del odio.
De Anaya y Meade habrá que esperar perspectivas más concretas, para saber si es que alguien, de entre toda la manada electoral, está pensando más allá de los clichés.