Ladrón de esperanzas

La novela “Ladrón de esperanzas”, editada por Alfaguara y del autor Francisco Martín Moreno relata lo que hoy pasa en México.



En las últimas semanas, en las principales librerías, ha ocupado uno de los primeros lugares de venta la novela “Ladrón de esperanzas”, editada por Alfaguara y cuyo autor es Francisco Martín Moreno.

La trama gira en torno a un presidente que supo encender la imaginación y esperanzas de millones de mexicanos al prometerles una lucha a muerte contra la delincuencia organizada, la impunidad y la corrupción.

El caso fue que la gran mayoría de los ciudadanos -hartos hasta el copete de gobiernos integrados por sujetos que competían por ver quien era más inepto y ladrón- llevaron a la Presidencia a quien tenía toda la apariencia de un Mesías.

El protagonista principal, o sea esta especie de Mesías tropical, responde al nombre de Antonio Miguel Lugo Olea (sus iniciales son AMLO) y sucede en el cargo a Ernesto Pasos Narro, cuyas iniciales son EPN.

Una novela escrita en tiempo real que atrapa desde el primer instante ya que la fluida pluma del autor cautiva a los lectores haciendo que se sientan presentes en el lugar de los hechos.

Una novela que es un apasionante reportaje periodístico y cuya lectura suple en abundancia cualquier consulta hecha en hemerotecas buscando lo que realmente ocurrió el primer domingo de julio del año pasado.

Se nota desde que se inicia la lectura que Francisco Martín Moreno posee información de primera mano ya que todo parece indicar que las fuentes que maneja provienen no solamente de testigos privilegiados sino de los mismísimos protagonistas del hecho histórico.

El autor aprovecha la oportunidad para hacer una crítica aguda del populismo o sea de un sistema de gobierno que solamente ha traído ruina a los pueblos donde ha sido implantado.

Por medio de una serie de muy bien armados diálogos -e incluso de agrias discusiones entre algunos de los personajes- Martín Moreno rebate el populismo desde cualquier ángulo que se analice.

Al mismo tiempo, y como resultado de una lógica cartesiana, quien es también autor de más de treinta libros, presenta los resultados que dicho sistema ocasiona, siendo los más visibles las tragedias que padecen cubanos, venezolanos y nicaragüenses.

Ahora bien, si la crítica al populismo es certera, aguda y despiadada, en la novela, existe otro elemento que la presenta como documento indispensable para entender lo que está ocurriendo y -más importante aún- lo que habrá de ocurrir en un futuro inmediato.

El autor presenta una muy personal versión de lo ocurrido durante la pasada campaña presidencial.

Y es así que habla de un pacto secretísimo que le permitió al candidato populista ganar cómodamente las elecciones.

Un pacto secretísimo (quizás producto de la imaginación del autor) que tiene sólidos fundamentos que le abren los ojos al gran público al ver cómo, si todo fue una farsa teatral, al pueblo fue la gran víctima puesto que acabaron engañándolo como a un chino.

Y es que, si nos atenemos a esta versión novelesca del autor -si todo fue consecuencia de un arreglo tras bambalinas- lo que en realidad ocurrió fue que el poder acabó quedando en manos del mismo grupo que gobernó al país durante más de siete décadas.

Un libro sumamente interesante que -repetimos- atrapa al lector desde la primera página y que, fruto de una exhaustiva investigación periodística, presenta una realidad que a todos nos pone los pelos de punta.

Ahora bien, si hubiera que hacerle una crítica a tan exitosa novela sería la siguiente:

Consideramos que un autor de tanto prestigio como es Francisco Martín Moreno no necesita echar mano de recursos que solamente utilizan escritorzuelos que son incapaces de mantener la atención de sus lectores más allá de cinco minutos.

Nos referimos a que, dentro de la trama, salen sobrando una serie de escenas de cama que nada tienen que ver con el desarrollo de la historia.

Salen sobrando como sobrando salen también una serie de desahogos anticlericales que el autor mete como se mete el pie con calzador en un zapato apretado.

Sin embargo, dejando a un lado estos pegostes artificiales e innecesarios, en lo referente a la crítica del momento actual y predicción de lo que está a punto de ocurrir, “Ladrón de esperanzas” es un reportaje que aclara muchísimas dudas.

 

Te puede interesar: ¿En qué se parecen Poncio Pilatos y santo Tomas Moro?

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com