Cuidemos el corazón de nuestros hijos

Que no nos dé pena ser los guardianes del corazón de nuestros hijos.


El corazón de nuestros hijos puede ser lastimado


En la actualidad es más difícil que nuestros hijos tengan un corazón limpio y sin apegos materiales, por eso nosotros, como papás, debemos estar al pendiente y cuidar muy bien el corazón de nuestros hijos, por eso aquí te dejo mis 5 Tips para lograrlo.

Primero. Cuida que ven tus hijos.
En nuestros días la mayor influencia para nuestros hijos la ejercen los medios masivos de comunicación y las redes sociales.

Es por esto que debemos estar muy atentos a lo que ven nuestros hijos, ya sea por la TV, como en el internet y las redes sociales.

Las publicaciones impresas son también una amenaza, pero gracias a Dios están más controladas y otro punto de gran cuidado son los libros de texto que no son para niños y que ahora, traen imágenes muy gráficas que no dejan nada a la imaginación y que contaminan el corazón de nuestros hijos.

Y no me refiero sólo a los niños, también es necesario cuidar a nuestros adolescentes y jóvenes, ya que las imágenes que ahora usan para la promoción de algunos productos o servicios también pueden llegar a perturbarlos a ellos y hasta a nosotros.

Segundo. Estate atenta a lo que escuchan.
Es muy difícil controlar todo lo que rodea a nuestros hijos, pero si podemos conocer la música que oyen. Ahora la música es muy explícita también y mina la conciencia de nuestros hijos, por ejemplo, el reggaetón, que es una música altamente cargada de contenido sexual y de violencia.

El corazón de nuestros hijos es muy sensible y se va lastimando poco a poco, y nosotros debemos intentar resguardarlo lo más posible, porque es su lugar íntimo, ahí donde sólo Dios y su conciencia pueden estar.

Tercero. Cuida sus amistades.
Otro punto importante es cuidar las amistades de nuestros hijos, porque ellas tienen gran influencia en sus gustos y decisiones.

Los amigos pueden ayudarnos a acercar a nuestros hijos a Dios o pueden alejarlos por completo de él.

Es necesario conocerlos y para esto es bueno que nuestros hijos los inviten seguido a la casa, así podemos convivir y conocerlos.

Cada familia es diferente y sus costumbres son diferentes también, pero es necesario que tengan en común, por lo menos los valores trascendentes y la fe, para que la amistad, apuntale la formación de nuestros hijos.

Cuarto. Acércalos a la vida de los santos.
En ellos pueden tener ejemplos de vida, modelos a seguir. Es necesario que conozcan su vida y que convivan con ellos por medio de las devociones.

Así que es bueno comprarles libros donde puedan leer la vida del santo, películas que les ayuden a los pequeñitos a comprender lo que hizo el santo en vida, alguna oración para que esté cerca del santo constantemente y de ser posible, llevarlos a conocer una imagen para que esa amistad tenga cara y sea más fácil que se identifiquen con el santo.

Y quinto. Que tengan una vida espiritual activa.
El antídoto o la vacuna contra los males del mundo y contra las ideologías que nos quiere imponer la sociedad es tener una vida espiritual y de oración activa, es decir, que tengan una relación con Dios intensa.

No quiere decir que esto les evite caer en las tentaciones y que los vuelva inmunes al pecado, pero si los hace más fuertes y les ayuda a resistir y mantener su corazón desapegado de estas cosas.

La asistencia a misa lo más seguido posible, acerca a los sacramentos, la vida de oración ayuda mucho para tener una relación cercana con Dios y para acoger la fe en el corazón.

Que no nos dé pena ser los guardianes del corazón de nuestros hijos.

Te puede interesar: Qué los hijos sepan valorar a mamá 

 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.