El enfrentamiento final

“El enfrentamiento final entre Dios y Satanás es sobre familia y vida”.


Enfrentamiento final


Profecía de sor Lucía de Fátima.

El cardenal Carlo Caffarra a quien su santidad san Juan Pablo II le encomendó la fundación del Instituto Pontificio para los Estudios sobre el Matrimonio y la Familia, en una entrevista concedida a la Voce di Padre Pio (marzo 2015), menciona que sor Lucía Dos Santos, la vidente de Fátima de la que el pasado 13 de febrero (2019), empezó el proceso de beatificación, le comunicó en una amplia carta, en respuesta a una suya, que Dios contra Satanás: la última batalla, “el enfrentamiento final”, será sobre la familia y sobre la vida. menciona que “la Virgen ya le ha aplastado la cabeza”.

En esa carta de sor Lucía está escrito que el enfrentamiento final entre el señor y el reino de Satanás será sobre la familia y sobre el matrimonio. “No tenga miedo, añadía, porque quien trabaje por la santidad del matrimonio y de la familia será siempre combatido y odiado de todas formas, porque este es el punto decisivo”. la monja de Fátima sostenía que la Virgen ya ha “aplastado” la cabeza a Satanás. “Se advertía –prosigue el purpurado– también hablando con Juan Pablo II, que éste era el nudo, porque se tocaba la columna que sostiene la creación, la verdad sobre la relación entre el hombre y la mujer y entre las generaciones. Si se toca la columna central cae todo el edificio, y esto ahora lo vemos, porque estamos en este momento y lo sabemos”.

Estamos viviendo los esfuerzos desesperados de la izquierda, la masonería de la que su santidad León XIII (Humanum Gentus 1884), manifiesta: “Arrancad a la masonería la máscara con la que se cubre y mostradla al pueblo como es […] la masonería es un auxiliar del reino de Satanás”. Habiendo ya san Francisco de Sales (1567-1622), obispo de Ginebra, advertido: “A los enemigos declarados de Dios (que se empeñan en sacar a Dios de nuestras vidas), hay que darlos a conocer… no excluyamos a nadie de nuestras oraciones ni de nuestros servicios posibles, pero desenmascaremos la hipocresía de los enemigos de Dios y de la Iglesia”.

Con motivo de la Cristiada (1916- 1929), la izquierda viéndola perdida en México, promovió un “acuerdo” con la Iglesia en el cual se comprometían de no actuar la una contra la otra, no sólo en México sino en todo el mundo. Como era de esperarse la iglesia ha respetado el “acuerdo” hasta nuestros días, a pesar de que la izquierda lo violó desde un principio y sigue violándolo, tirando la piedra, pero escondiendo la mano. Se puede observar muy evidentemente tanto en el actuar de una como en el de la otra.

La lucha contra la vida, la familia y la libertad religiosa se ha recrudecido, especialmente evidente a través de la insidiosa campaña de la ideología de género que trata de imponer a como dé lugar, apoyada por instituciones mundiales infiltradas (ONU, OEA, derechos humanos, etc.) así como por gobiernos controlados, apoyados en las agencias informativas (AP, FP, reuter y otras) de su propiedad.

A LucÍa, la humilde pastorcita de Fátima, cuyo proceso de canonización se ha abierto recientemente, Dios le ha permitido ver muy claramente, lo que la izquierda pretende: destruir la columna central en la que se apoya toda la sociedad, la vida y la familia, para lo cual es importante acabar con la libertad religiosa.

Es significativo, que cuando el cardenal Caffarra en su carta sólo le pedía que orara por él, ella contestara ampliamente señalando el grave peligro en el cual se encuentra la humanidad, pero señalándole al mismo tiempo que no se tenga miedo, porque la Santísima Virgen ya le había pisado la cabeza a Satanás, que los que defienden los valores, la vida, la familia y la libertad religiosa serían atacados y perseguidos, pero que perseverando podían estar tranquilos y sin temor.

Después de todo, aunque negros nubarrones parecen cubrir el cielo, la predicción de sor Lucía, nos deja perfectamente claro, que el triunfo sobre la cultura de la muerte es seguro. La izquierda, socialismo populista, la masonería y Satanás que está detrás de todo, podrá tener todas las ventajas, dinero, poder, control de los medios de comunicación, la corrupción, la mentira y calumnia, como armas muy efectivas manejadas con colmillo, pero por todos los esfuerzos desesperados y radicales que haga para aprovecharlo y lograr la victoria, está derrotada por principio.

Podemos estar tranquilos y confiados en la Providencia de Dios, aunque por supuesto tendremos que hacer lo que nos corresponde, teniendo en cuenta lo que dice el dicho (me encantan los dichos): ¡Ayúdate, que Dios te ayudara!, y, por supuesto, tener en cuenta que somos las manos de Dios, somos los instrumentos que el utiliza para cumplir sus designios. ¡Que hermoso!, ¿o no?

Hay que echarle muchas ganas y teniendo claro (ya no podemos ponerlo en duda) que tenemos asegurada la victoria, podemos echarle todas las ganas del mundo, con alegría, entusiasmo y seguridad.

Pobre López Obrador, todos sus conclapaches y la izquierda en general verán frustrados todos sus esfuerzos. A pesar de sus aparentes triunfos, la batalla final la madre de todas las batallas, como la designa el islam, la tienen perdida.

Por lo tanto ¡fe y adelante!, con plena confianza en Dios y su Santísima Madre.

¡Viva cristo rey y la virgen de Guadalupe!

“Donde hay bosques hay agua y aire puro; donde hay agua y aire puro hay vida.”

Te puede interesar: Pueblo que canta…. Es de gente buena 

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com