El reino de las tinieblas, la calumnia, la mentira y la muerte

México hoy en día es la representación de un lugar dónde reinan las tinieblas, la calumnia y la mentira. 


México en las tinieblas


No son las leyes antinaturales, las decisiones del presidente de México, la manipulada “Consulta Democrática al Pueblo”, basados en la calumnia y la mentira, lo que va a resolver los graves problemas que nos aquejan de violencia, falta de seguridad, delincuencia, secuestros, asaltos, robos multimillonarios en las paraestatales, impunidad.

El mal no se puede resolver con el mal. El reino de las tinieblas no puede ser combatido por servidores de ese reino (la izquierda), que se sirven de la calumnia, la mentira y hasta de la muerte (gobernadora de Puebla y su esposo) y, por supuesto, de la corrupción, para conseguir sus fines.

Camina como pato, grazna como pato, nada como pato y se ve como pato. ¿Qué podrá ser? Pues evidentemente es pato. No hay de otra.

Pues abramos los ojos, aquí en México y en cualquier parte. No sigamos dejándonos engañar con aseveraciones que no tienen ninguna base y a todas luces son una sarta de mentiras y calumnias, donde se maquillan las cifras y se inventan hechos para justificar los tremendos errores y las decisiones que provocan grandes males, culpando a los gobiernos anteriores. El único que sabe hacer bien todo es el gobierno actual. El sí va a redimir al pueblo y sacarlo de la pobreza, porque según él, el populismo no es causa de la pobreza. Ahí está Maduro que no acepta la ayuda humanitaria de otros países, de alimentos y medicinas, que el pueblo que se está muriendo de hambre necesita con urgencia, porque Venezuela no es ningún mendigo.

¡Cuánto daño causan las mentiras y las calumnias, la difamación! a la Iglesia no se han cansado en montarle campañas para difamarla porque es la única que con firmeza defiende la cultura de la vida y del amor, en contra de la ideología de género, que va contra la Vida, la Familia y la Libertad Religiosa, el asesinato de millones de pequeños inocentes en el vientre de sus madres, que fueron engañadas perversamente.

Han tratado de hacer que se pierda la confianza de los fieles y del mundo entero a la Iglesia, pues es la institución que cuenta con la mayor confiabilidad del mundo. Para eso la han infiltrado y es claro que personas que no tiene vocación pues no pueden mantenerse célibes, lo que aprovechan para acusar a la Iglesia de pederastia, siendo además que el porcentaje de casos en la Iglesia es mucho menor que en otras denominaciones, entre los maestros, e inclusive entre los mismos familiares. Pero ahí no dicen nada las agencias noticiosas.

De los delitos sexuales en contra de la iglesia y de personas inocentes se ha hecho especialmente en estados unidos un verdadero negocio, como fue el caso de Mike Tyson el campeón mundial de peso completo de box, donde una chica va con él a su cuarto del hotel, se le resbala y luego lo demanda por violación pidiendo una cuantiosa indemnización. Otro caso que resalta es el del famoso actor Bill Crosby que acaba de manifestar: “Nunca me arrepentiré del delito sexual que me envió a prisión, producto de una condena obra de un fiscal de distrito de los bajos fondos y un juez corrupto”.

La agencia noticiosa católica ACI Prensa está difundiendo una investigación de la revista Newsweek de EE.UU. sobre el caso de un muchacho, Daniel Gallagher, por cuya denuncia por violación fueron condenados 3 sacerdotes y un maestro del colegio lasallista de Filadelfia. El padre William Lynn, el P. Charles Engelhard, que murió en prisión por no poder haberle dado la atención adecuada, siendo inocente, el P. Edward Awery y el Prof. Bernard Shero. Una investigación privada, pagada por los lasallistas descubrió que el joven Gallagher que recibió una indemnización de cinco millones de dólares consumía y vendía heroína, había sido expulsad dos secundarias, había sido detenido 6 veces, ingresado 23 veces a centros de rehabilitación, aceptó que había sido falsa la denuncia. Sigue libre disfrutando la indemnización.

¿Cuántos casos de estos se han presentado? Sólo Dios lo sabe. El caso es que se crean, obteniendo un cuantioso botín (negocios redondos) a base de corrupción y que dañan tremendamente la imagen de la Iglesia.

Y así como condenan a muchos inocentes, liberan a delincuentes, prestándose a ello, no solos jueces, sino hasta la Suprema Corte de la Nación, ahí está el caso de Florence Cassez, probada su culpa sale libre porque Peña Nieto se lo ordenó a la Suprema Corte. Recientemente López Obrador acaba dejar salir secuestradores probados por su famoso principio de “indulto”.

¿De qué servirá una guardia nacional? Si después de haber sido apresados los delincuentes probados, por argucias los sueltan nuevamente. La impunidad hace que prolifere el delito. No hay castigo efectivo. No se actúa contra los delincuentes. La coordinadora de maestros (de izquierda) bloquea por semanas las vías del tren de Puerto Cárdenas en Michoacán causando un daño tremendo a la economía nacional, no solo a las empresas directamente afectadas. En el sonado combate al huachicol, cuyos principales culpables están dentro del mismo Pemex, no hay detenidos, ni de los ejecutores tampoco.

¿Vamos a poder acabar así con el crimen organizado, con toda la delincuencia y la corrupción en general o estamos promoviendo su desarrollo?

El reino de las tinieblas, que promueve la cultura de la muerte (la izquierda), solamente podrá vencerse reinstaurando la cultura de la vida y del amor, basada en las enseñanzas de nuestro señor Jesucristo, conociendo al enemigo y actuando en contra de sus maniobras.

¡Qué nadie se quede con los brazos cruzados!

“Donde hay bosques hay agua y aire limpio; donde hay agua y aire limpio hay vida:”

Te puede interesar: Las familias de Colombres y los bosques 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com