Las familias de Colombres y los bosques

Sólo retomando los valores como los miembros de las familias de Colombres según la cultura de la vida y del amor, podremos salvar a México de la quiebra, a la que la está llevando el populismo igual que a Venezuela y todo país que ha llegado a regirse por el socialismo.


Colombres y los Bosques


El general Joaquín de Colombres, héroe de la batalla del Cinco de Mayo e hijo adoptivo del marqués de Montserrat y duque de Cruillas, virrey de la Nueva España de 1770 a 1776, fue quien empezó la gran labor de reforestación llevada a cabo por la familia por tantos años. Después de regresar de Francia, preso de guerra por haberse negado a dar su palabra de no unirse a combate contra los franceses, inició la primera reforestación intensa en México en su Hacienda de Manzanilla, allá por el año 1870. Bosque que aún disfrutamos los poblanos de viejo cuño, era el lugar obligado para hacer un día de campo con la familia los domingos. En esa amplitud de bosque había lugar para todos. Fronda resguardada por don Saúl de Colombres y, hoy también, por su hijo Rodrigo.

Siendo vecina Manzanilla del Rancho “La Rosa” de don Pablo Petersen y de la Hacienda de Amalucan, propiedad de Don Federico Petersen, hermano del primero y que su nieto, Dirk Petersen ha cuidado, restaurado y acondicionado de manera por demás bella para fiestas, bodas quince años o cualquier evento (no necesitan ir hasta Atlixco, que ciertamente es “un cuete”).

A partir del trato cercano de las haciendas, se enamoraron los dos hermanos de las hermanas de Colombres; Ester y Raquel. La otra nieta Ruth se casó con don Antonio Trespalacios Martínez ,propietario de la Hacienda de Jalapasco, al pie del Citlaltépetl (Pico de Orizaba); que está contenido en las tierras de la hacienda. Al día de hoy su nieto Fernando sigue en una labor ardua de reforestación de toda la ladera del Pico de Orizaba.

En La Rosa y en Amalucan se plantaron también bosques extensos siguiendo el ejemplo del suegro el Gral. de Colombres, que por cierto fue héroe de la batalla del Cinco de Mayo, como jefe del Cuerpo de Ingenieros Militares, teniendo su cuartel en el Fuerte de San Javier, corriendo por su cuenta todas las obras de defensa de la Plaza Fuerte de Puebla, los fuertes de Loreto y Guadalupe, el Molino del Carmen, el Cerro de San Juan (actualmente La Paz).

La nieta del general, María de Colombres Martínez (Maruca), se casó con José Castillo de Miranda, donde todavía existe el hermoso casco El Pópulo, propiedad que fue de la familia Castillo de Miranda y de Colombres. Actualmente se encuentra ahí un bonito parque.

Pues los años siguieron pasando y vino de Alemania el Ing. Ernesto Kurt Feldmann en 1923, contratado por don Federico Petersen para hacerse cargo de la administración de la Hacienda de Amalucan y pasó lo que el Cielo tenía dispuesto, siendo vecinas las dos propiedades, Don Ernesto Kurt se enamoró perdidamente de Erika, hija de don Pablo Petersen y Ester de Colombres. Después de cortejarla 7 años, por fin le dio el sí, casándose en 1933. Don Ernesto, apoyado económicamente por su madre, compró en un remate del gobierno y del South American Bank la antigua Hacienda Flor del Bosque, a un precio muy cómodo, que era lo justo al tratarse de cerros pelones totalmente desforestados.

Y aquí empieza otro capítulo muy importante para México, no solo para Puebla. Impresionado por los titánicos esfuerzos para convertir nuevamente esos cerros pelones en bosques de encino que era su cubierta original y que dio lugar al bonito nombre de la hacienda de San Bartolo Flor del Bosque, que con los años y mucho trabajo volvió a merecer, el Ing. Gustavo Robles, delegado del entonces Departamento Forestal en el Estado, trajo al jefe del Departamento Forestal el Ing. Miguel Ángel de Quevedo, que por estas circunstancias fue llamado “Apóstol del Árbol” en 1935, celebrándose en Puebla el Primer Día del Árbol en México en el Vivero Forestal de Flor del Bosque (tengo la foto histórica del hecho). Contagiado del entusiasmo y ver lo que se podía hacer a nivel nacional trajo al Presidente Gral. Cárdenas, para ver los trabajos y que en la Exposición Nacional Agrícola-Ganadera, le entregó al Ing. Feldmann el Premio de 1er. lugar en reforestación.

Como consecuencia, Miguel Ángel de Quevedo plantó árboles en todas las carreteras del altiplano, se reforestaron los cerros de Loreto y Guadalupe y se fundaron, con el apoyo del Ing. Feldmann, viveros forestales en muchos poblados (tengo fotos correspondientes). Pero viene algo muy importante, entre Miguel Ángel de Quevedo y Ernesto K. Feldmann lograron primero en 1937 que se creara por decreto la Zona de Protección Forestal de la Ciudad de Puebla y luego en 1938, el decreto que establecía los parques nacionales del Popocatépetl-Iztaccíhuatl, del Citlaltépetl (pico de Orizaba), la Malintzi y el Nevado de Toluca, sólo el último no está en Puebla.

En Amalucan, donde también se perdieron muchos bosques por las mismas causas ya señaladas, mi primo Dirk Petersen, nieto de Don Federico y bisnieto del Gral. de Colombres, acaba de generosamente donar el Cerro de Amalucan que habían reforestado para un hermoso parque de la ciudad.

En Flor del Bosque, la familia Feldmann Petersen-de Colombres con igual antecedente donó la mitad del 670 hectáreas del parque flor del bosque (más grande que el Parque de Chapultepec de la capital del país) más el hermoso casco que fue la sede de la familia por tantos años, para Museo de Ecología y Arqueología Regional, para lo que también se donó la extraordinaria colección arqueológica Ernesto Kurt Feldmann, de la cual el Museo Nacional de Arqueología e Historia envidiaría muchas piezas, siendo una vergüenza el tener guardado en cajas en el INAH, un tan valioso tesoro que sería un atractivo para propios y extraños . Los diferentes gobiernos por intrigas e intereses han descuidado mucho este potencial e incluso ha habido funcionarios que desmontaron parte de lo hecho con gran entusiasmo por Francisco Castillo Montemayor al estar al cargo del Parque como secretario del Medio Ambiente.

Lamentablemente ha quedado pendiente el museo a pesar que ya estaba acondicionado la mitad del casco. Siempre hemos tenido esperanzas que entrara una administración que no les hiciera caso a las intrigas y viera la importancia del proyecto para Puebla y para México y rescatara la valiosa colección.

Los bosques del Parque Nacional del Citlaltépetl, de la familia Trespalacios de Colombres, es también un enorme beneficio para el país.

El bosque de Rementeria perteneciente al Rancho de la Rosa, fue donado a la ciudad para parque por los hermanos Fritz y Peter Theiss Petersen-Colombres.

Ciertamente, no fue coincidencia que las familias que se formaron de la descendencia del general Joaquín de Colombres hicieran tanto, que no se puede imaginar, por los bosques, parques y el medio ambiente, beneficiando a toda la población y con sus repercusiones a todo México. El hecho es que surgieron en estas familias miembros que dieron ejemplo y forjaron un gran liderazgo a los demás en su generosidad, amor a México, patriotismo y desprendimiento de los bienes materiales, basados en una educación con valores. No quieren entender nuestros gobiernos, fundados en un falso laicismo antirreligioso, que es por la falta de valores, que está creciendo en el país la corrupción, la ambición de poder, de riqueza y placer y todo fomentado por la cultura de la muerte que trata la izquierda de imponer a como dé lugar.

Solo retomando los valores como los miembros de las familias de Colombres, según la cultura de la vida y del amor, podremos salvar a México de la quiebra, a la que la está llevando el populismo igual que a Venezuela y todo país que ha llegado a regirse por el socialismo (la famosa izquierda).

Necesitamos alzar la voz para que el gobierno responda y sobremanera educar a nuestras familias porque el verdadero cambio empieza en cada hogar.

“Donde hay bosques hay agua y aire puro; donde hay agua y aire puro hay vida.”

Te puede interesar: El reino de Dios en nuestros corazones… ¡La solución! 

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com