PAN: cinco tips

Aquí algunos tips para los panistas que se aprestan a discutir su patético presente y su incierto futuro.


Futuro del PAN 


Con el de hoy cerramos la semana con textos dedicados al PAN por la relevante –esperemos que lo sea– reunión del consejo panista el día de mañana. Aquí algunos tips para los panistas que se aprestan a discutir su patético presente y su incierto futuro.

1) Cierren esa chingadera. Suena duro pero hay un escenario en el que puede morir de inanición de seguir así. El PAN es un partido político que ya no responde, desde hace tiempo, a sus tesis originales y las proyecciones de principios que se han hecho. Es un partido esencialmente mediocre, con pocas ideas, muchos pleitos y ahora, para su desgracia, poco dinero. Ahora bien, el cerrarlo no implica que desaparezca como opción, simplemente hay que convertirla en una nueva, en la que quede claro que se agrupa cierta gente de derecha. Hacer algo nuevo con los cimientos que se tienen.

2) Si se van a pelear que sea duro y de una vez. Uno de los problemas del PAN es que a pesar de la hostilidad abierta entre varios de sus liderazgos –que no pueden ser caracterizados como “diferencias internas”– no hay espacios para controlar lo que es prácticamente una guerra civil. Los insultos más duros contra el candidato del PAN en la elección presidencial, llegaron por boca de panistas. Los agravios son cosa de todos los días. Si en materia de operación política el PAN se convirtió en el PRI, su vida interna está perredizada. Las rivalidades no se han podido contener al interior porque tampoco hay árbitro. Es mejor que se sacudan dos semanas a estar en pleito permanente. Más vale pagar los costos de una purga que los de la división permanente. Ahorita aplica el consejo al revés: más vale un buen pleito que un mal arreglo.

3) Cambien el discurso. Si es que tienen uno, claro. Andar por ahí hablando del “humanismo político” y “la eminente dignidad de la persona humana” no les rendirá frutos. En primera porque los que lo dicen no entienden a qué se refieren. En segunda porque nada tienen que hacer esos enunciados en estas épocas frente a, por ejemplo: “No robar, no mentir y no traicionar al pueblo”, “amor con amor se paga”. No se trata de mutarse en otra persona sino saber hablar un lenguaje concreto y entendible en el contexto que se presenta. Por lo pronto no hay que mover las almas sino llegar a las conciencias y liderar el ánimo.

4) Cuestionarse todo. El resultado es tan malo, la situación del partido es casi desesperada en casi todos los ámbitos (unidad, liderazgo, procesamiento de conflictos, definición ideológica), pero también si algo tiene el partido es tiempo, porque no va a ganar nada en las próximas elecciones y las intermedias probablemente arrojen un resultado similar al de ahora. Así que es momento de preguntarse si vale la pena cambiar el nombre, el logo, buscar definirse de distinta manera ante los electores. A la mejor deciden no hacer nada al respecto al final del proceso, pero mucho de provecho sacarán de esa reflexión.

5) Entender el pasado. Las derrotas y la degradación que vive el PAN en estos días, no se dieron en el vacío. Existen casusas desde hace varios años. Tratar de entender eso, hacer un ejercicio real sobre la transformación del PAN a partir de sus primeros triunfos para gobernar será útil. En qué momento se desvió, a qué hora dejaron la formación, el debate, el gusto por la batalla y se convirtió en un administrador de las ambiciones de grupo. Si el PAN ya no es el partido conservador, ni el de los mochos, ni el de la derecha, ni el de los empresarios, ni el de los jóvenes, entonces ¿qué es? Parafraseando a Vargas Llosa hay que preguntarse ¿a qué hora se jodió el PAN?

La historia del PAN es muy relevante en el país como para apostarle a su desaparición, pero ver reducido cada vez más su papel es muy probable si no sabe qué hacer consigo mismo.

 

También puede interesarte: El PAN y los incentivos para perder 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com