Banalizan los riesgos de la marihuana

A partir de 1 de enero de 2018, es posible adquirir marihuana de manera legal en California, Estados Unidos, con fines recreativos, y según han reportado diferentes medios se hicieron filas, para poder adquirir el producto desde la misma madrugada del primer día del año. La Proposición 64 que permite la adquisición de la marihuana con estos fines, se aprobó mediante referéndum en noviembre de 2016. La marihuana es una sustancia psicoactiva que se obtienen secando la Cannabis sativa.


Banalización de los riesgos 


De esta forma el estado de California se une a Alaska, Colorado, Oregon, Nevada y Washington, como aquellos estados de la Unión Americana, que permiten el uso recreativo de la marihuana, ya con anterioridad había aprobado su uso médico. En tanto que Maine, permite su portación para uso personal y en Massachusetts su uso se liberará en julio.

En California se permite tener cultivar hasta seis plantas y portar hasta 28.35 gramos de la sustancia, es decir una onza.

Sin embargo ¿que nos dice la ciencia respecto del uso fuera del ámbito médico, de la marihuana?

La Psiquiatra, Azucena Díez Suárez, de la Universidad de Navarra, que colabora en la clínica de dicha universidad señala que algunos consideran que las consecuencias de la marihuana es natural, solo es “buen rollito y risas”, pero es totalmente lo contrario. Insistió en que “hay toda una cultura y una banalización de los riesgos”, sobre el consumo de esta.

La Dra. Díez afirmó que su consumo “disminuye la inteligencia”, indicó que en personas vulnerables, lo cual no es posible aún determinarlo previamente, favorece la precipitación de un trastorno sicótico, sea temporal o con un efecto crónico para toda la vida, así como con crisis de ansiedad, que lleva a la sensación de muerte, todo lo contrario a la relajación que aparentemente promete.

Es decir, es posible que para ciertas personas consumir una sola vez marihuana, les desencadene un trastorno sicótico permanente. La especialista, indicó que muchos consumidores de marihuana, también ingieren alucinógenos como el peyote o el LSD, que se relaciona con el desarrollo de la esquizofrenia, “a lo mejor lejos de pasar un buen rato viendo enanitos de colores con las setas, con su amigo, se queda pa´lla y no vuelve”.

Esta y mucha más información proporcionó la Dra. Díez Suárez, en su presentación titulada, “Adicciones: Causas y efectos”, la que ofreció en Terceras Jornadas de la Familia, organizadas por el Centro de Estudios de Familia y Sociedad, CEFAS, de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, UPAEP, en marzo de 2015.

Es posible ver la conferencia completa AQUÍ

 

 

Con información de L´Osservatore Romano

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.