Un tiempo de esperanza

¡Qué pocas ocasiones tenemos para la esperanza! Guerras y rumores de guerras. Hambrunas. Opresión y dictaduras, más o menos blandas. Gobiernos impresentables.


México; Semana Santa, esperanza


Sí, la humanidad sufre a pesar de que nunca había tenido tanta prosperidad. Nunca hemos tenido mejor salud ni mayor esperanza de vida. Pero, a pesar de todos esos bienes, lo que priva es la desesperanza. Como hace dos mil años, la vivencia práctica es: “Comamos y bebamos que mañana moriremos”.

Semana Santa nos lleva a otra dimensión. ¿Un tiempo de tristeza? ¿O un tiempo de esperanza? Recordamos los sufrimientos, la pasión y muerte de Jesús y en ellos vemos reflejados los de toda la humanidad. Pero esto no termina ahí. La pasión no termina con la muerte, termina con la resurrección. Y no sólo para el Señor Jesús. También para todos nosotros. Porque Jesucristo no vino sólo a salvar a las almas, sino también a salvar a nuestros cuerpos.

Jesús, verdadero Dios, nos promete que resucitaremos. Y Dios no falta a su palabra. Jesús, verdadero hombre, nos demuestra con su resurrección que los seres humanos pueden resucitar. Eso es lo que celebramos en este tiempo. Y esta es la base de nuestra esperanza. Porque si Jesús no ha resucitado, vana es nuestra fe. Vanos también todos nuestros esfuerzos por ser mejores, por buscar una mejor convivencia en la sociedad. Y no es que no haya gente que haga el bien entre los que no son creyentes. Por supuesto que los hay, y son muchos. La diferencia es la alegría, el gozo de saber que esto no termina aquí.

Esperanza y alegría. Lo que al mundo le falta. Lo que el mundo da a pedacitos. A ratitos. Lo que podemos dar, nuestro regalo a los demás. La mejor predicación, la más sincera, la más convincente. La que es mejor que el mejor discurso, el más brillante razonamiento. La que de veras mueve los corazones. El regalo que los católicos podemos dar al mundo y que el mundo necesita, aunque generalmente no lo sabe.

¡Felices Pascuas!

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Consultor de empresas. Académico del TEC de Monterrey. Ha colaborado como editorialista en diversos medios de comunicación como el Heraldo de México, El Universal, El Sol de México y Church Fórum

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com