Vida catolica

Seguimiento de Cristo

Siempre es momento para presentar a Cristo, para llevarlo a la gente, para andar su camino, para crecer en su amistad, en sus palabras de verdad y de vida eterna.



Siempre es momento para la Iglesia en su conjunto, así como sus Sacerdotes, de ponerse en camino y liberar a los hombres de la prisión típica de la modernidad: el relativismo, el materialismo histérico, el egoísmo, el poder, la desesperanza. Para conducirlos al seguimiento, comunión y vida espiritual en Cristo, Hijo de Dios, que nos da la vida y la vida en la verdad.

El seguimiento a Cristo significa conversión y convertirse en Cristo, es ir detrás de Él, es asumir sus cualidades. 

A la luz del Nuevo Testamento, cuando Jesús llama a sus cuatro primero apóstoles: Simón, Andrés, Santiago y Juan (Mc 1,14-20), no llama a gente ociosa, despreocupados de ordinarios, sino a gente trabajadora y responsable, incluyendo publicanos y pecadores, que se parecen a muchos hombres y mujeres de hoy que son bastante generosos para entregarse a una obra grande en la fe, en la caridad, en la esperanza. Posteriormente, llama a los demás apóstoles.

Jesús necesita a los doce apóstoles para organizar reuniones, para transferir sus enseñanzas, para multiplicar los signos de los milagros que realiza sobre las personas. También está proyectando su Iglesia y quiere darle una cabeza: ésta será el grupo de los apóstoles. Ellos van a ser en medio de los hombres los testigos de Jesús; para ese fin les enseña una manera de vivir y de convivir que servirá de modelo a la Iglesia.

Si profundizamos en la vida de los apóstoles, quedan manifiestas muchas cosas por la realidad humana. Sin embargo, su ejemplo de unión a Cristo, de quererse asemejar a Él, dejando que en su vida se manifestase, los llevó a abandonar las redes, a levantarse y seguirlo. Jesús los llama para hacer de ellos pescadores de hombres, corredentores, administradores de la gracia de Dios. (Mt 4,19)

Esto, ciertamente nos ayuda a reflexionar que Dios suele buscar instrumentos flacos, para que aparezca claramente que la obra es suya. Él mismo San Pablo tembloroso recuerda su vocación: después de todos se me apareció a mí, que vengo a ser como un abortivo, siendo el menor de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la Iglesia de Dios.

También encontramos en los apóstoles características muy importantes, su atención al llamado, la escucha dócil y la confianza plena en la orientación que Cristo tiene para ellos ¡creer y disponer el corazón para considerar la vida con nuevos ojos! .

Hemos de asumir con responsabilidad de apóstoles nuestra vida de seguimiento a Cristo, con nuevo espíritu, con ánimo, despiertos para crecer en Él y convertirnos en columnas vivas de su Iglesia.

El auténtico cristiano no es un ‘isla’, no es una experiencia, suceso o hecho aislado, por el contrario, ser cristiano es una vivencia de ‘comunión’, de asociación con Jesús, de asemejarse, de ‘ser en Él’, como lo hicieron los apóstoles.

 

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

¡Califica este contenido!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sea el primero en calificar esta publicación.

Compartir

Lo más visto

También te puede interesar

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Newsletter

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.