La Educación en México en tiempos de la 4T

El pasado miércoles 26 de junio, durante su llamada mañanera, el aún presidente de México, López Obrador, dando una especie de informe sobre los logros de su gobierno en materia educativa, se atrevió a hacer afirmaciones que verdaderamente deben ofender a los mexicanos.

Dando una serie de cifras económicas señaló que la educación estaba mejor que nunca, pero esas cifras delatan que algo no está bien, por ejemplo, respecto a Educación Media Superior hubo una inversión de más de 22.4 mil millones de pesos para un total de 4.1 millones de estudiantes beneficiados, entonces, resulta que el gasto educativo en este rubro fue de un promedio de 5 millones 463 pesos por estudiante.

Pues, si el costo por estudiante de preparatoria nos puede parecer excesivo, en Educación Superior el gasto público por estudiante es estratosférico, al informar que en su sexenio se dio una inversión de 7.6 millones de pesos para solo 459 mil beneficiados, con un costo promedio de más de 16 millones 557 mil pesos por estudiante. La verdad, ni en las universidades privadas cuesta tanto cursar una carrera profesional.

Sinceramente creo que, en la Secretaría de Educación Pública, o no tienen control del gasto o son pésimos en el aprovechamiento de recursos.

Pero lo que más destacó el presidente como logros en materia educativa fue la basificación de casi un millón de maestros y el aumento salarial a la planta educativa, lo cual no debe ser más que la inercia del paso del tiempo y la obligada actualización de la planta laboral en beneficio de la educación.

Pero llamaron la atención las palabras de reconocimiento a los integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CENTE), con quienes dijo tener “muy buenas relaciones con maestros, … y agradecerles mucho a los dirigentes también reconocer el trabajo, la lucha de los integrantes de la CNTE porque en los momentos de más apogeo neoliberal, ellos dieron la cara y sufrieron mucho porque fueron reprimidos, pero gracias a esa lucha se salvó se rescató la educación pública”

Si, a los miembros de ese Sindicato que aun en su gobierno han sostenido la práctica de dejar a sus alumnos sin clases con tal de sostener sus luchas en la calle mediante manifestaciones y plantones.

Pero la realidad de la educación en México es otra muy lejana a las expresiones de júbilo del presidente López, pues los indicadores nacionales e internacionales señalan otra cosa.

Según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), México ocupa los tres últimos lugares en la prueba PISA (Programa de Evaluación Internacional de los Estudiantes) durante la última edición, la cual evalúa las habilidades de estudiantes de 15 años en materias como matemáticas, ciencias y lectura. Pues apenas el 34% de los estudiantes mexicanos alcanzó, o superó, el nivel mínimo en matemáticas y en comprensión de lectura, y sólo el 53% pudo identificar las ideas principales en un texto.

Es por eso por lo que el gobierno mexicano ha dicho que en 2025 nuestro país ya no participará en este examen. ¡Vaya manera de querer ocultar la realidad!

Somos un país en él que, con datos del INEGI sabemos que sólo el 43% de los niños en edad acuden a su educación preescolar, en donde si bien es cierto que el 97% de los alumnos en edad de cursar primaria y secundaria se inscriben, el abandono alcanza el 3%, pero de los que concluyen su educación básica, solo el 82% ingresa a la preparatoria y el 48% la concluye.

Mención especial debemos hacer sobre el contenido de los libros de texto de la llamada “Nueva escuela Mexicana”, en donde se ha desechado el contenido científico y técnico para dar paso al adoctrinamiento de los niños a través de maestros que se prestan a ello. Afortunadamente, en un alto porcentaje de maestros y maestras en México hay suficiente conciencia sobre lo que debe ser la buena educación y han dejado de lado la oscura intención cuatroteista de formar seguidores de su movimiento y no a ciudadanos responsables.

Es mi opinión, la educación en tiempos de la 4T tiene resultados muy diferentes a los que presume el presidente López, y el futuro de las nuevas generaciones está depositado en manos de los padres de familia y de buenos maestros que con toda responsabilidad aún conservan su vocación intacta.

¡Bien por aquellos que están del lado de la buena educación!

Te puede interesar: El futuro de México está en manos de los ciudadanos

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo https://twitter.com/Yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com 

Compartir
No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Newsletter

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.