Recuento del COVID-19

Suecia sólo cuenta con 5,1 camas de UCI por cada 100 mil habitantes y según la Sociedad Sueca de Anestesiología y Medicina de Cuidados Intensivos se cuentan con 574 respiradores en total.


COVID-19


 El primer contagio que se registró fue el 31 de enero, por lo que llevamos 9 meses con el virus en Suecia. Hay un total de 146 mil 461 casos durante este período y 6 mil 022 muertos a la fecha. Estos números parecieran no tantos en México, pero recuerden que Suecia es un país más pequeño que México y cuenta con una población total de aproximadamente 10 millones, equivalente a la población de Nuevo León. Estocolmo, la capital, tiene aproximadamente un millón de habitantes y Gotemburgo, la segunda ciudad en importancia, apenas y pasa el medio millón.

Tras estas cifras les comento que Suecia sólo cuenta con 5,1 camas de UCI por cada 100 mil habitantes y según la Sociedad Sueca de Anestesiología y Medicina de Cuidados Intensivos se cuentan con 574 respiradores en total.

En la primera mitad del 2020 las recomendaciones eran las mismas como en todos los países: lavarse las manos, mantener distanciamiento de 1.5 metros, no tocarse la cara, usar gel antibacterial. Si se tienen síntomas de coronavirus por más leves que puedan ser, deben quedarse en casa; los que aún salen a laborar, deben reportarse enfermos y no asistir, en ese sentido se ha recomendado trabajar desde casa a todos los que su tipo de trabajo se los permite; sin embargo, se dejaba a consideración del individuo asistir o no, en su mayoría decidieron trabajar desde casa. Por cierto, aquí la mascarilla nunca ha sido obligatoria.

En cuanto a los restaurantes y bares las recomendaciones fueron que se mantenga distancia, por lo que he observado que estos lugares han clausurado una mesa si y una no para mantener el distanciamiento social; sin embargo, en junio que es cuando empieza hacer calor hasta aproximadamente septiembre, había muchas mesas al exterior del establecimiento y ahí no se hizo la clausura de una mesa si y otra no. En algunos restaurantes se promovió con un 20% de descuento la modalidad para llevar y otros pusieron a disposición aplicaciones para que se ordene desde el restaurante sin tener contacto con el personal y sólo te dejan tu orden en la barra de entrega, de este modo el cliente toma el platillo y puede sentarse a degustar los alimentos sin interactuar con los trabajadores.

En los supermercados se han puesto cintas azules de un metro y medio para que la gente se haga consciente del distanciamiento en las filas a la hora de pagar o cuando se está en los pasillos, también los cajeros tienen una protección de plástico de aproximadamente un metro que los cubre de la interacción con el cliente, también a la entrada tienen guantes y gel antibacterial.

En el transporte público los autobuses tienen clausuradas las primeras 2 filas para que no haya contacto con el conductor por la puerta delantera, la gente aborda por la puerta de en medio o la trasera. En cuanto al tranvía no hay tanto problema porque el conductor está aislado normalmente como en el metro de Monterrey.

Las reuniones de más de 50 personas están prohibidas. También las personas pueden ejercitarse en las calles o en los parques, incluso los gimnasios están abiertos. Otra de las indicaciones ha sido que la gente no planee tener hijos por ahora, ya que no es un buen momento por la cuestión sanitaria en los hospitales.

Por un par de meses se restringieron los viajes internos, no podíamos ir más allá de 2 horas en carretera, luego ya saben desde marzo se cerraron las fronteras en Europa, incluso entre los países pertenecientes a la Unión Europea, los vecinos daneses, noruegos y filandeses pasaron su período fuerte, allá por junio bajó su estadística y abrieron su frontera, pero no para Suecia porque como andábamos en modo rebelde de que no hacíamos cuarentena, pues dijeron que nada más daneses, noruegos y finlandeses podían visitarse entre sí, nadie que proviniera de Suecia.

En ese entonces sólo se hacía pruebas de COVID-19 a quien estuviera muy enfermo o notorio con síntomas, te decían que sólo si tenías problemas para respirar llamaras a emergencias, de lo contrario si sólo eran síntomas leves, te quedaras en casa para evitar la propagación en las clínicas y calles.

Allá por finales de julio Suecia bajó sus cifras impresionantemente sin ninguna cuarentena, incluso hubo días de cero contagios y muertes. Anders Tegnell, la versión sueca de Hugo López Gatell, hasta tienen esa terminación en “ell” en sus apellidos ¿Coincidencia o destino? Pues estaba muy orgulloso porque sin cuarentena y sin que se cayera la economía en Suecia se había logrado bajar los contagios y pues todos muy felices por acá. La gente disfrutando del sol, viajando porque para entonces nos habían quitado la restricción de que sólo podíamos viajar 2 horas por vía terrestre. La gente en las calles, parques, niños corriendo por doquier, los cines abrieron, gente haciendo ejercicio, incluso vi familias con bebecitos recién nacidos. Era como vivir en una realidad paralela al resto del mundo.

Pero la felicidad no nos duró mucho porque en septiembre empezó a subir otra vez y en octubre ya las cifras andaban volando alto. De acuerdo a la Folkhalsomyndigheten o en mexicano, la equivalente a la Secretaría de Salud sueca, señala que los casos en las últimas 2 semanas de octubre se duplicaron, de registrar 9 mil 200 casos pasaron a 18 mil 500 casos a nivel nacional.

De acuerdo a Folkhalsomyndigheten: "La mayoría de los casos notificados desde finales de junio, cuando se amplió el muestreo, no necesitó atención hospitalaria. En las últimas semanas, sin embargo, el número de personas con COVID-19 que son atendidas en hospitales y en cuidados intensivos ha aumentado en varias regiones".

Además agrega que "a nivel nacional, la incidencia fue de 179 casos por 100 mil habitantes durante la semana 44 (26 de octubre). La incidencia durante 14 días (semanas 43 y 44 en total) fue de 268 casos por 100 mil habitantes".

Durante la semana 44, el número de pruebas por cada 100 mil habitantes fue más alto en el grupo de 20 a 49 años. La proporción de personas positivas fue mayor entre las personas de 15 a 17 y 18 a 19 años, seguidas de las personas de 20 a 29 años, donde aproximadamente el 18 y el 17 y el 14 por ciento de las muestras, respectivamente, recibieron un diagnóstico de laboratorio positivo.

Las cifras anteriores quizá son porque a los más jóvenes les ha valido un poquito y se han reunido y han hecho fiestas, incluso han salido en los periódicos esta falta de empatía. Como se dan cuenta, no es cuestión de cultura, mexicanos y suecos, somos humanos al final.

En cuanto a la estadística de muertos, la dependencia de salud sueca señala que "el número de casos confirmados reportados muertos por semana aumentó alrededor de 40 casos por semana durante las semanas 43 y 44 en comparación con las dos semanas anteriores cuando el número promedió fue de alrededor de 20 muertes".

La Secretaría de Salud sueca considera que la notificación posterior significa que es probable que aumente el número de muertes en estas semanas. A nivel nacional, la semana 42 (12 de octubre) registró una mortalidad dentro del rango normal para la temporada.

Las recomendaciones actuales que la dependencia da son continuar trabajando desde casa si es posible, mantenerse alejado de los demás tanto en el interior como en el exterior, permanecer en casa ante los más mínimos síntomas. De forma general hace un par de semanas Tegnell se vio un poco desesperado porque recomendó, y es que aquí en Suecia todo son recomendaciones, aquí no hay órdenes de confinamiento o multas como en otros países, que la gente no asistiera a restaurantes, ni a fiestas, ni bodas, ni ningún lugar público, es más dijo que no usáramos el transporte público, que nos fuéramos en bicicleta, moto o caminando para evitar las conglomeraciones, que sólo saliéramos al supermercado y trabajáramos en casa todos los que puedan. Es una actitud ya muy diferente a la de la primera mitad del año, me pareció que están un poquitín desesperados porque los números están un poquito fuera de control con los contagios.

Recientemente que he tenido que visitar clínicas, en todas hay letreros de que si tienes sospechas de COVID-19 que no entres que te atienden por el interfon o que si traes síntomas sospechosos no vayas a consultas para otras enfermedades sino que te atienden por teléfono, algo que no había visto en marzo, probablemente las cosas sí se estén poniendo color de hormiga.

La situación de estudiantes de nivel básico. Los niños de preescolar a secundaria siguen asistiendo a las escuelas, nunca se cerraron, sólo los de niveles de preparatoria, universidad y educación continua se estudia desde casa, se adaptaron al sistema en línea con sesiones virtuales. Muchos se preguntan por qué los niños sí van a la escuela, el gobierno dijo que era porque los padres que trabajan en el sistema de salud debían salir a laborar y dejar a los niños en casa sólo les complicaría su asistencia a los hospitales. Así los maestros aguantamos también y sí vamos a trabajar pero eso sí, la recomendación sigue siendo que al menor síntoma, por más leve que sea te quedes en casa, entonces el faltadero de personal docente, administrativo y de alumnos es bastante recurrente pero al final son órdenes del gobierno y hay que seguirlas.

Algo que hay que destacarle a Suecia, porque como ven las cifras a pesar de tener grandes cantidades de contagios las muertes no son tantas, es su estilo de vida saludable, no sólo físico sino emocional.

El estilo de vida de Suecia diferente al de México:

Aquí la gente está acostumbrada a hacer ejercicio diariamente, muchos de ellos se transportan en bicicletas a sus trabajos, universidades o escuelas, incluso transportan a sus niños con ellos en la bicicleta con aditamentos especiales.

Aquí no se consumen antibióticos, sólo en casos realmente necesarios y siempre comienzan por uno ligero, la receta ni siquiera te la entregan la actualizan en el sistema y cuando vas a la farmacia que te corresponde ellos revisan el sistema y qué es lo que el médico te recetó.

Si te enfermas de gripa regular te puedes quedar en casa hasta que te recuperes, generalmente te recomiendan tomar té de jengibre y limón y descansar.

Al ser un país más pequeño, las distancias son más cortas, lo más lejos que va una persona para trabajar es una hora aproximadamente, por lo que hay más tiempo para dormir, ejercitarse y pasar el tiempo con la familia.

Hay muchas personas que viven solas, es una cuestión cultural y de alguna manera eso también ayuda a no propagar más el virus.

Culturalmente la gente no se besa ni se mantiene muy cerca al hablar, abrazos sólo con amigos cercanos y familia, estrechas las manos sólo con personas que acabas de conocer pero estos dos últimos no están permitidos por ahora.

Hay permisos de incapacidad por problemas de depresión, estrés o exceso de trabajo.

Lo sé, hay cosas que parecen surrealistas y en México que nos van andar dejando faltar por una gripita, el jefe te dice una pastilla y a trabajar aunque contagies a todos los compañeros, bueno pero eso de que nos mediquen tanto para que sigamos trabajando al final afecta al sistema inmune, no lo dejamos hacer su chamba, y los suecos desde la perspectiva médica, promueven que el sistema inmune haga su trabajo, luche contra el virus a través del descanso y no tener estrés. Aquí promueven mucho el ejercicio que eso también te refuerza, la gente en general come saludable aunque también son muy dulceros y paneros, pero se ejercitan desde niños así que no hay tanto problema de obesidad ni de enfermedades crónico degenerativas, a lo mejor ahí está la clave.


Te puede interesar: Un cumpleaños sin ¿límites?

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.