Ni sumisión ni confrontación

El troglodita Trump rompió el propósito de Peña Nieto de ir a platicar con él en la Casa Blanca sin someterse a sus designios ni tampoco pelearse, sino dialogar en bien de los intereses de ambos países vecinos.


México; encuentro EPN-Trump


En “Ni sumisión ni confrontación” (buena cabeza para periódico) resumió el presidente su actitud a seguir, mas no previó que está ante un sujeto que no atiende las mínimas reglas de convivencia entre personas y naciones soberanas.

Cómo es que primero lo invitó a ir a Washington y luego salió con que si México no quiere pagar el muro fronterizo, que no haya reunión de los mandatarios. Peña Nieto canceló su visita programada para el martes 31, entre el aplauso generalizado de los mexicanos.

México es un país soberano, por lo que no se puede tolerar que “alguien venga a decirle lo que debe hacer”, expresó Luis María Aguilar Morales, presidente de la Suprema Corte de Justicia.

Los gobernadores de las 32 entidades federales dijeron, a través de la Conago, que “La dignidad de México no se negocia”. Añadieron: “Se trata de un acto hostil que rompe los principios de amistad, convivencia y cooperación entre ambas naciones”.

Y así todos los diversos sectores: político, intelectual, empresarial, líderes de opinión, y no perdieron la oportunidad quienes se autopromocionan para la elección presidencial, entre ellos López Obrador.

Claramente se advierte que no es posible entenderse con Donald; de inmediato, tras anunciar la invitación a Peña, impide ingresar a EU tráilers con aguacate mexicano, como se venía haciendo. Sus voceros insistieron además en que el TLC no es aceptable, y rima con la orden ejecutiva de cancelar el Tratado Transpacífico, acuerdo en el que trabajó empeñosamente Obama con las naciones del área para impulsar el libre comercio, contra el que abiertamente está Trump.

Cada día se confirma la actitud aislacionista de éste, sin importarle las críticas de todo el mundo. Con decir que no atiende la protesta de millones de mujeres de 34 naciones de los cinco continentes el día de su toma de protesta, incluso llamó deshonestos por difundirla a medios informativos estadounidenses.

Abre frentes por todos lados, pero ya le pasará el tiempo de tirar cohetes y le llegará el de recoger varas, cuando líderes de los demás países, que ya lo critican, empleen boicots y otros recursos para frenarlo, pues la Humanidad no puede vivir sin convivencia.

En el propio EU se confronta con sectores, consorcios y personajes, y no pondera que no es absoluto, sino tiene que dar cuentas al Congreso, que aunque con mayoría republicana, muchos de sus integrantes, incluso de su mismo partido, no están del todo de acuerdo con su proceder.

Vendrán intentos de nuevas entrevistas Peña-Trump, pero sin disminuir la conducta desafiante de éste, y difícilmente se podrá llegar a acuerdos.

No podemos olvidar que, sin el más mínimo respeto a la hospitalidad que desafortunadamente le brindó Peña Nieto en Los Pinos, Trump sacó en la entrevista conjunta después de la charla, el muro, tema que el anfitrión había eludido en la plática privada para no molestar a su invitado.

Y esa misma tarde, en un mitin de campaña electoral en Arizona, se regodeó gritando que México tendrá que pagar esa muralla ignominiosa, aunque no lo quiera.

Abundan las muestras de que es imposible entenderse con el nuevo inquilino de la Casa Blanca. 

Uno se pregunta ¿qué espera Peña para renovar el contrato con China para que construya el tren rápido DF-Querétaro, que suspendió la víspera de emprender su viaje de Estado a ese país, a sugerencia de Obama, que vio el peligro para EU de abrirle al gigante asiático nuestras fronteras y ponérselo a tiro de piedra?

Peña tiene ahora la aprobación unánime de los mexicanos por su conducta ante el déspota; debe aprovechar para restaurar su imagen entre su pueblo, que anda por los suelos, incluso con vistas a la sucesión presidencial, donde muchos creen que carecerá de fuerza para designarle candidato al PRI.

Ojalá haya buenas nuevas.

En Veracruz.- Con el retorno del ex gobernador Fidel Herrera, la grilla se puso al rojo vivo. Su enemistad con Miguel Ángel Yunes, gobernador actual, data de 30 años; se siente aludido por unas denuncias de éste sobre la actuación del pillo Javier Duarte, hechura y carga-portafolios de Fidel, que lo promovió como su sucesor.

La pugna dará mucho de sí, y más por tener Veracruz el tercer padrón más grande del país, después de la CDMX y Edomex, con que elegirá 212 alcaldes en junio próximo y un año después al sucesor de Yunes Linares, pues concluye su minigubernatura de dos años.

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@Chavafloresll

* Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com