Aún huele a pólvora

México está envuelto en un torbellino de inseguridad que no da tregua: los índices delictivos evidencian el negro camino que el propio gobierno ha provocado.