Amor y fidelidad conyugal son sinónimos de felicidad

El amor se construye día con día, no es un proceso de enamoramiento que culmina con el matrimonio, sino que debe alimentarse y procurarse todos los días a través de los detalles, manifestaciones de cariño y una entrega plena a la pareja.