El desmadre en la embajada

Enrique Márquez que ocupa el cargo de director ejecutivo de Diplomacia Cultural ha hecho un papel sistemáticamente bochornoso ante los españoles.